6 oct. 2010

Huellas de pisadas en la luna (Le Orme)



Ésta no es una película de ciencia-ficción, aunque empieza con un hombre paseando por la luna. Ésto es un giallo, aunque no hay ninguna de las habituales convenciones del giallo como un asesino enmascarado o asesinatos misteriosos. Ésta es una onírica y atmosférica película de Luigi Bazzoni, una joya de 1975 escrita por Bazzoni y Mario Fanelli, basada en la novela de Fanelli Las huellas.

La película la protagoniza Florinda Bolkan que interpreta a la traductora Alice Crespi. Alice se despierta una mañana después de tener un extraño sueño sobre un hombre que muere en la luna y recuerda que las imágenes pertenecen a una vieja película (en estas secuencias oníricas en blanco y negro aparece Klaus Kinski como el doctor Blackman). Cuando Alice llega al trabajo descubre que ha estado tres días ausente. Tres días sobre los que no recuerda nada. Empieza entonces su investigación para saber qué ha hecho en esos tres días.

Como decía este es un atípico giallo en el cual el misterio no es quién es el asesino sino descubrir que yace oculto en la memoria de Alice. Bazzoni dota a la película de una fuerte atmósfera cargada de misterio y amenaza que se va acentuando a medida que la protagonista se va cruzando con personajes que la conocen pero de los que ella no sabe nada o no recuerda nada. En un estilo parecido a La casa dalle finestre che ridono (Pupi Avati, 1976), la película nos va agarrando de forma sutil hasta que nos encontramos al borde de la butaca preguntándonos qué demonios está pasando. A este efecto contribuye también la localización de la película en Turquía, en unos lugares turísticos pero fuera de temporada lo que le da a todo el lugar un aire misterioso y amenazante.

Uno de los detalles que resaltan en la película es que la investigación que realiza la protagonista trata de un misterio que se oculta dentro de su propia cabeza y va encontrando pistas que parecen dejadas por ella misma. Las escenas oníricas, los sueños que tiene la protagonista recordando una vieja película resultan más reales que la propia realidad que se encuentra despierta. La sensación de paranoia cada vez va aumentando y ella ya no sabe si realmente la gente la mira o sólo lo imagina. Uno de los aciertos del director en una película no demasiado conocida posiblemente porque durante mucho tiempo estuvo perdida en las estanterías de los videoclubs con diversos nombres. Disfrutadla ahora en DVD gracias a Shameless Enterteinment.

0 comentarios:

Publicar un comentario