18 oct. 2010

Gremlins



La edición en blu-ray de Gremlins (1984) de Joe Dante me ha servido de excusa perfecta para repasar por enésima vez este clásico, un título mítico dependiendo de la edad que tengáis. Más allá del simple hecho nostálgico, Gremlins es un título tremendamente interesante desde el punto de vista cinematográfico: una película ambientada en Navidad que fue estrenada en pleno verano y cuyo contenido violento provocó junto a Indiana Jones y el templo maldito (Indiana Jones and the Temple of Doom, Steven Spielberg, 1984) que se creara la calificación PG-13 en Estados Unidos que por desgracia dominó el panorama cinematográfico americano esta última década. Además su tono es realmente único, al igual que la trilogía Indiana Jones tiene elementos de comedia pero no es una parodia y a pesar de los elementos terroríficos tampoco es una película de terror. Es una montaña rusa.

El término "gremlin" en inglés significa algo parecido a duende (así como el término "mogwai" en cantonés). Tiene su origen en la Segunda Guerra Mundial, cuando los pilotos americanos llamaban gremlin a cualquier fallo en sus aviones. De ahí surgió la leyenda según la cual muchos aviones americanos fueron derribados a causa de gremlins que destrozaban los motores (recordaréis al señor Futterman (Dick Miller) contando parte de esta leyenda). En 1943 Roald Dahl escribió The gremlins, libro protagonizado por estas criaturas que Walt Disney proyectó llevar a la pantalla pero finalmente no fue llevado a cabo. Pero en el mismo 43 un gremlin se convierte en la peor pesadilla de Bugs Bunny en el corto Falling Hare:



En los sesenta, Richard Matheson escribió Pesadilla a 20.000 pies, en la que un atribulado pasajero descubre un gremlin en el ala del avión en que viaja e intentará salvar al pasaje que obviamente piensa que está loco. En 1963 se convirtió en uno de los episodios más memorables de La Dimensión Desconocida (y podéis verlo entero y subtitulado en el post que dediqué a esta clásica serie de televisión aquí).

A mediados de los setenta, el lamentablemente fallecido Dan O'Bannon escribió una historia llamada B-17 para la revista de cómics Heavy Metal Magazine en la que los tripulantes de un B-17 se enfrentan a unos gremlins que pretenden estrellar el avión. O'Bannon luego usó parte de la estructura de aquella historia para un guión que estaba escribiendo titulado Alien (a lo mejor os suena la película que se hizo) y la propia historia fue adaptada en el influyente clásico Heavy Metal (Gerald Potterton, 1981) cambiando los gremlins por zombis.

El guión original de Gremlins fue escrito por Chris Columbus mientras estudiaba en la universidad y fue inspirado por el ruido que hacían las ratas en las paredes del apartamento en que vivía por la noche. Se trataba de una comedia de terror gore. Había escenas de los gremlins en un local de comida rápida comiendo personas, el perro moría y en una de las escenas Billy llega a casa y ve la cabeza de su madre caer por las escaleras, además Billy y Kate tenían trece años. Steven Spielberg compró el guión de Columbus con la intención de hacer una película de terror de serie B. Para ello eligió a Joe Dante del que había visto Piraña y Aullidos (The Howling, 1981), siendo un gran fan de la segunda.

Phoebe Cates, protagonista de Gremlins y amor de juventud
 Pronto se dieron cuenta que para hacer la película necesitarían un presupuesto mayor y empezaron también los cambios en el guión para hacerla apta para todos los públicos; aunque no perdió un ápice de gamberrismo y diversión subversiva. De hecho, los cambios siguieron mientras se rodaba: originalmente Gizmo (chisme o trasto en inglés) se convertía en líder de los gremlins Stripe (mechón) pero Spielberg pidió que Gizmo no cambiara ya que pensó que la gente preferiría verlo durante toda la película; en la escena en que Billy (Zach Galligan) descubre el cadáver del profesor Hanson (Glynn Turman) en un primer momento se veía que tenía la cara llena de agujas hipodérmicas clavadas por un gremlin como venganza, de nuevo Spielberg pidió que se cambiara por la escena que ahora está en la película. Una de las escenas más polémicas durante la producción fue el monólogo de Kate (Phoebe Cates): los ejecutivos del estudio querían que la escena fuera eliminada pero Dante estaba emperrado en conservarla ya que representaba el espíritu y el corazón de la película. Finalmente, Spielberg fue determinante para que la escena se conservara al mediar con el estudio.

Finalmente la película se estrenó en el verano del 84, compitiendo con Los Cazafantasmas (Ghostbusters, Ivan Reitman) y Indiana Jones y el templo maldito (¡menuda cosecha aquel año!). Gremlins es puro Dante: está repleta de homenajes y referencias cinematográficas y de cameos de protagonistas de clásicos de la ciencia-ficción. De Robby el Robot de Planeta Prohibido a  Kenneth Tobey de El enigma de otro mundo hasta referencias a Aullidos.

El éxito de la película hizo que los ejecutivos que no estaban muy convencidos de lo que Dante hacía quisieran una secuela inmediatamente. Agotado, Dante rechazó hacerla y el proyecto fue pasando por diversos directores y guionistas que hicieron todas las permutaciones posibles. Finalmente, en 1990 la Warner le pidió a Dante de nuevo hacer una continuación. Dante dijo que la haría si le daban completa libertad y le dejaban hacer lo que quisiera. La Warner aceptó y así nació Gremlins 2: la nueva generación (Gremlins 2: The New Batch). Más que una continuación se trata de una parodia de la primera película en la cual hacen chistes a costa de las escenas y detalles más recordados de la primera entrega. Y si bien la película no es tan buena como la primera, sí que resulta tremendamente divertida y entretenida. Recuerdo además que cuando la vi en el cine había una secuencia en la que los gremlins se cargan la propia película y la acción pasa a un cine en la que Hulk Hogan amenaza a los gremlins para que vuelvan a ponerla. Pero cuál fue mi sorpresa cuando vi la película otra vez en vídeo y esa escena había desaparecido sustituida por un equivalente televisivo. Pensaba que ya no la volvería a ver jamás pero por fortuna fue incluida en la edición en DVD.

Entre los cinco y los diez años vi un montón de películas que me marcaron profundamente y fueron responsables de mi amor por el cine, su magia y su sentido de la maravilla. Gremlins es sin duda una de esas películas y si eres muy joven y todavía no la has visto, por favor, hazlo ya.




1 comentarios:

Antoine Doinel dijo...

Dios los Gremlinssssssss!!! Excelente post.

Publicar un comentario