12 oct. 2010

eXistenZ



Recuerdo salir del cine después de ver esta película con la sensación de que acababa de ver un ejercicio hasta cierto punto nostálgico por parte de Cronenberg. eXistenZ retoma algunos elementos de los primeros films de Cronenberg, en concreto cómo puede nuestro cuerpo cambiar a través de la ciencia o cómo nos afectan los nuevos lenguajes tecnológicos. Un aspecto en el que tiene mucho en común con Videodrome (1983), pero mientras en Videodrome se estudia como podía afectar el medio televisivo a la persona, aquí son los videojuegos y la realidad virtual. Otro elemento que llama la atención es el humor, el humor seco e irónico abunda en esta película que también parodia las películas de espías.

Jennifer Jason Leigh es Allegra Geller y Jude Law es Ted Pikul, la pareja protagonista. Ella es la creadora de eXistenZ, un nuevo videojuego que crea una realidad alternativa y él es el encargado de protegerla cuando su vida peligra por culpa de unos fanáticos que la quieren muerta. Ted y Allegra deberán jugar a eXistenZ para saber si ha sido dañado o no.

En húngaro la palabra "dios" se escribe "isten", de ahí que la X y la Z estén en mayúsculas enmarcando la palabra. Religión y realidad alternativa son los temas centrales de la película, influenciada por la novela de Philip K. Dick Los tres estigmas de Palmer Eldritch (publicada por Minotauro, leed a Philip K. Dick, es un genio) a la que se hace una pequeña referencia en el film. De ahí tal vez sale también el tono de la película que como he mencionado es bastante humorístico para tratarse de Cronenberg. También destacan en el film las "consolas" que usan los personajes para jugar. Rosa carne, tienen un aspecto orgánico que les da un punto inquietante.

La película postula una interesante reflexión sobre qué es la realidad. Según Cronenberg, toda realidad es virtual ya que depende de como la reciben nuestros sentidos. Por tanto, los universos creados en estos juegos son tan reales (o tan poco reales) como la realidad exterior. Sin entrar en detalles, pero el final le da a todo un giro que nos plantea esa misma cuestión: ¿una realidad es verdadera y la otra falsa o son ambas falsas? ¿O reales?

En resumen, una interesante pieza de ciencia-ficción que Cronenberg dirigió entre dos proyectos cargados emocionalmente.

0 comentarios:

Publicar un comentario