6 abr. 2011

La princesa prometida (The Princess Bride)



Yo también tengo mi corazoncito. Lo guardo en un tarro encima de mi mesa. Pero, la creación de un ejército de gorilas mutantes no tiene nada que ver con la película que comento hoy: La princesa prometida (The Princess Bride, Rob Reiner, 1987).

El escritor y guionista William Goldman llevaba desde los años setenta intentando llevar al cine su novela La princesa prometida. Finalmente fue el director Rob Reiner, hasta entonces especializado en comedias, quien llevó el proyecto a buen puerto. Reiner tiene un gran talento para la comedia, como ya había demostrado en This Is Spinal Tap (1984), y también para usar elementos más dramáticos y de aventuras, como en la excelente Cuenta conmigo (Stand by Me, 1986) -adaptación del relato de Stephen King El cuerpo-, con lo cual parecía la persona indicada para dirigir una película que hasta cierto punto parodia los clásicos cuentos de hadas.

Pero "parodia" no es el término adecuado. Si bien es cierto que se tratan ciertos elementos clásicos del cuento de hadas con no poca ironía, también es un homenaje al cine clásico de aventuras. De ahí que Westley, personaje encarnado por Cary Elwes, guarde un más que intencionado parecido con Errol Flynn y aparezca vestido con una indumentaria que recuerda a la del Zorro. Es esta mezcla de intenciones que la acerca a filmes (parecidos sólo en intenciones no temática, tono o estilo) como la genial Encantada. La historia de Giselle (Enchanted, Kevin Lima, 2007) o la clásica obra maestra En busca del arca perdida (Raiders of the Lost Ark, Steven Spielberg, 1981).


El reparto es una de las razones de que la película funcione tan bien, ya que no sólo interpretan acertadamente los ingeniosos y divertidos diálogos, sino que encarnan a sus personajes captando el tono adecuado, llegando al borde de la exageración pero sin caer nunca en ella. Cary Elwes, como ya he dicho, encarna al héroe romántico por excelencia. Robin Wright encarna a la princesa Buttercup, que es el personaje más soso de la película pero bella lo es rato largo. Chris Sarandon y Christopher Guest están tremendos como los villanos de la función, se complementan bastante bien y Guest especialmente está irreconocible y no lo relacionas en absoluto con el guitarrista de Spinal Tap. Pero personalmente destacaría el trío formado por Vazzini, Iñigo Montoya y Fezzik o, lo que es lo mismo, Wallace Shawn, Mandy Patinkin y André the Giant. Tienen una gran química y un acertado tempo cómico. Lástima que los tres juntos aparecen poco en pantalla. Finalmente el reparto lo redondean cameos como los de Billy Cristal y Carol Kane.

Mención aparte tienen la aparición de Peter Falk y Fred Savage, abuelo y nieto en la película respectivamente, que forman parte del recurso narrativo a través del cual se nos cuenta la historia: toda la aventura de Westley y Buttercup se la cuenta un abuelo a su nieto que está algo enfermo. Esto hace que en ocasiones la narración se vea interrumpida para ver como se desarrolla la relación entre el abuelo y el nieto. Aunque a veces creo que la película mejoraría sin estas interrupciones, no resultan particularmente molestas y forman parte de la moral de la historia. Como recurso narrativo cumple su función de recordarnos el tipo de historia que estamos viendo y en ocasiones contribuye a la comedia.

El conjunto final, con sus monstruos, aventuras, romanticismo, comedia y fantásticos diálogos, resulta tremendamente atractivo y disfrutable. La edición española en DVD y Blu-ray podríamos calificarla de ¿timo? ¿robo? ¿vergüenza? por su deplorable calidad visual y sonora así como la total ausencia de ningún extra. Os recomiendo la edición veinte aniversario de importación, que trae diversos documentales sobre la realización de la película.

5 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Esta película la vi de pequeño y recuerdo que no me gustó, como tampoco me gustaba la saga de Indiana Jones y ahora me flipa. Tendré que darle un revisionado, pués yo de enano tenía la costumbre de aborrecer cualquier pelicula adecuada para mi edad y decantarme mas por Freddy Krueger, los Critters y similares.

Einer dijo...

Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tu mataste a mi padre. Prepárate a morir. XD Buenísima.
Gonzo, ¿no te gustó? ¡Inconcebible!
Qué grande Reiner.

Raül Calvo dijo...

Por el amor de Dios, Gonzo, ¿cómo pudo no gustarte Indiana Jones, si a un tío le explota la cabeza? ¿Y los Gremlins? ¿Y los Goonies? ¿Y Una pandilla alucinante (mira mi post, por favor)? ¿Tampoco? Yo es que de pequeño ya veía de todo (de todo) pq a mis padres les daba igual. Y tengo las cuatro pelis de Critters, y las dos primeras que eran las buenas eran para todos los públicos, acuérdate.

Raül Calvo dijo...

Einer, a mí me encanta "no está muerto. Está bastante muerto".

Dr. Gonzo dijo...

Pués para que veais jaja todas esas películas que antes no me gustaban, ahora, con 22 tacos, las disfruto como pocos. ¡Ah! Star Wars tampoco me gustaba. Los Gremlins si, con esos siempre hice buenas migas.

Publicar un comentario