10 mar. 2010

Encantada. La historia de Giselle (Enchanted)


¿Qué pasaría si una princesa de cuento de hadas se encontrase de repente en nuestro mundo? Una cuestión que ha atormentado durante siglos a los filósofos y que Disney tuvo a bien de responder el año 2007 con Encantada. La historia de Giselle (Enchanted), dirigida por Kevin Lima.

Giselle (Amy Adams) es una bella princesa que por culpa de un hechizo llevado a cabo por la malvada reina Narissa (Susan Sarandon) queda atrapada en un horrible infierno: el Nueva York de hoy día. Allí conocerá a Robert Philip (Patrick Dempsey) y a su hija Morgan (Rachel Covey). Mientras, el príncipe azul Edward (James Marsden) intentará rescatar a su princesa, aunque el secuaz de la reina Nathaniel (Timothy Spall) intentará hacer lo posible por evitarlo.

La película parodia/homenajea las películas Disney de cuentos de hadas como La bella durmiente (Sleeping Beauty, Clyde Geromini, 1959), La Cenicienta (Cinderella, Clyde Geromini, Wilfred Jackson, Hamilton Luske, 1950) y, especialmente, Blancanieves y los siete enanitos (Snow White and the Seven Dwarfs, David Hand, 1937). Está llena de referencias a estas y otras películas, hechas con un tono burlón pero cariñoso. Es un poco como lo que hace la genial Galaxy Quest con Star Trek. El principio de la película está hecho siguiendo el estilo tradicional de animación en 2-D, que me hizo dame cuenta de lo mucho que echaba de menos este estilo de animación después de la avalancha de películas animadas por ordenador; muchas de ellas excelentes y geniales pero, igualmente, me gustaría ver en el cine más películas animadas tradicionalmente.

La película también tiene elementos de parodia del cine romántico y excelentes toques de humor que funcionan gracias al bien escogido reparto. Amy Adams, James Marsden y Timothy Spall parecen realmente sacados del mundo de la animación, especialmente Spall. Y Susan Sarandon como la reina malvada se lo pasa en grande, obviamente. Si hay algo que la Disney sabe hacer bien son los villanos y villanas. La película tiene además unos tronchantes números musicales cortesía de Alan Menken (Little Shop of Horrors).


Esta es una de esas películas que me gusta ponerme cuando estoy deprimido o bajo de moral porque no falla en hacerme sentir bien. Que, al fin y al cabo, es su objetivo principal. Siempre me llama la atención como muchas veces las películas que quieren hacerte sentir bien no son tomadas tan en serio como las que te deprimen. Como si fuera muy fácil. En todo caso, como decían los Fraggel, tus problemas déjalos y disfrutad de Encantada.

2 comentarios:

baduljp dijo...

Es bueno ver este tipo de películas otra vez, hace mucho que no veía una historia de Disney en la que los personajes son interpretados por personajes reales, Encantada me pareció una película muy bonita ideal para ver en familia.

Raúl Calvo dijo...

Sí, es un buen homenaje al cine de la Disney.

Publicar un comentario