8 feb. 2010

La Casa Encantada (The Haunting)


Una de las películas más aterradoras de todos los tiempos, La Casa Encantada (The Haunting, 1963, dir. Robert Wise) sigue provocando miedo a todo aquel que se atreva a verla hoy día.

Robert Wise después de haber producido y dirigido la clásica West Side Story quería hacer algo diferente y lo encontró en la novela de Shirley Jackson The Haunting of Hill House (publicada por la editorial Valdemar como La Maldición de Hill House). Jackson era una gran aficionada al ocultismo y la brujería, lo que dotó a la novela de realismo alejándose de los tópicos de fantasmas con cadenas. Algo que de forma muy inteligente trasladaron el guionista Nelson Gidding y Wise a la pantalla.

La película utiliza la imaginación del espectador. Todo lo que sucede podría tener una explicación racional o suceder únicamente en la cabeza de uno de los personajes, pero el espectador esta demasiado asustado para pensar racionalmente. Esta ambigüedad a la hora de filmar combinado con sencillos efectos de luz, sonido y movimientos de cámara crea un absorbente suspense, sin utilizar trucos baratos de sustos que provocan puntuales sobresaltos. Wise apostó por la atmósfera por encima del efectismo y gracias a ello la película no ha envejecido. Yo diría que cuanta más imaginación tiene el espectador, más miedo da la película.

Otro de los grandes aciertos del film son sus personajes y las relaciones que se establecen entre ellos. Richard Johnson es el doctor John Markway, entusiasta de los fenómenos paranomarles que organiza la expedición a Hill House. Julie Harris es la apocada Nell, que sufrió una experiencia telequinética en su juventud. Claire Bloom es Theodora, una seductora medium. Y por último tenemos a Russ Tamblyn como Luke Sanderson, heredero de Hill House. Estos dispares personajes están muy bien construidos, contribuyendo a que nos interese y preocupe lo que les pueda suceder. Otro de los puntos fuertes es el triángulo amoroso que se establece entre Theo, Nell y el doctor Markway. Filmada en los sesenta la censura solo permite insinuar, pero Wise deja bastante claro que Theo es lesbiana y que siente una inmediata simpatia por Nell, como la simpatia que puede sentir un gato por un ratón. Sin embargo Nell se siente atraída por el doctor Markway. Esto provoca que cuando la esposa de éste se presente en la casa hará que una situación de por sí tensa lo sea aún más.

Nell es un personaje frágil psicológicamente. La humillación sexual que sufre a manos de Theo y el trauma de tener que cuidar a su madre enferma y la muerte de la misma hacen de ella un personaje a punto de sufrir una crisis nerviosa. Son precisamente estos factores los que hacen que parezca que la casa se encapriche especialmente de la pobre Nell.

La Casa Encantada fue víctima de un horrible remake perpretado por Jan de Bont en 1999 que elimina la homosexualidad y los triángulos amorosos convirtiendo la historia en una soporífera sucesión de sustos baratos, colmados por unos ridículos efectos digitales. En 1997 Paul W. S. Anderson dirigió Horizonte Final (Event Horizon), una película que mezcla terror y ciencia-ficción que en parte es un remake inconfeso de La Casa Encantada en palabras del propio Anderson. Su influencia también se nota en la fantástica novela de Richard Matheson Hell House (La casa infernal, publicada por La Factoría de Ideas, leedla para pasar un buen mal rato) llevada al cine con guion del propio Matheson y dirigida por John Hough en 1973 con el título de La leyenda de la Casa del Infierno (The Legend of Hell House). Sorprendentemente, tanto La Casa Encantada como La leyenda de la Casa del Infierno son aptas para todos los públicos. En el caso de La Casa Encantada lo entiendo, pero La leyenda... contiene escenas sangrientas y desnudos salpicados con abundantes referencias sexuales, pero, en fin, así eran los setenta. La casa infernal también fue adaptada al cómic con guión de Ian Edginton y dibujos de Simon Fraser. Finalmente, Stephen King, fan declarado de la novela original de Shirley Jackson, también hizo evidente su influencia cuando escribió la miniserie Rose Red. Todas estas películas se pueden encontrar fácilmente en DVD y son ideales para ver una noche de tormenta. Aunque el remake me lo ahorraría a no ser que andéis cortos de posavasos.





1 comentarios:

Anónimo dijo...

genial !!

Publicar un comentario