15 nov. 2013

Feast (Atrapados) (Feast)


¿Quién dijo que nunca ha salido nada bueno de los reality shows? Claro, bajan el cociente intelectual del espectador y glorifican la estupidez y la estulticia de sus participantes, pero gracias a estos zoos audiovisuales existe la fantástica trilogía Feast.

Feast (Atrapados) (Feast, John Gulager, 2005) surge del programa Project Greenlight de Ben Affleck y Matt Damon, reality show cinematográfico que en su tercera temporada se fijó en el género de terror, contando con la colaboración de Wes Craven para ejercer las tareas de productor ejecutivo junto a Affleck y Damon. El guion de Marcus Dunstan y Patrick Melton fue el escogido para ser dirigido por alguno de los participantes. El ganador fue John Gulager y a lo largo del programa se siguió el proceso de producción del film, hasta su estreno.

Yo de todo esto no tenía ni idea hasta que vi los extras del Blu-ray, hasta entonces para mí Feast era una divertida película de monstruos en la que litros de sangre (y otros fluidos) llenaban la pantalla. Y sigue siendo así.

Una noche tranquila en un alejado bar de carretera en el desierto. De repente, un desconocido (Eric Dane) entra y cierra las puertas tras él. Asegura que le persiguen unos monstruos terribles, pero nadie le cree. Por lo menos hasta que sin previo aviso los monstruos atacan. Encerrados en el bar, los parroquianos intentarán sobrevivir el ataque de los monstruos.

El original guion era muy ambicioso, e incluso indicaba el origen de los monstruos, pero el bajo presupuesto obligó a recortarlo. Lo cual creo que fue en beneficio de la película, ya que funciona muy bien por su corta duración y su tremenda intensidad. Mezclando momentos de pura comedia con el terror y la acción. Su sencilla premisa permite enfocar las emociones y desarrollar una interesante galería de personajes.

El hecho de que no se explique nada sobre los monstruos, criaturas terribles que simplemente aparecen, contribuye a separar este film del resto de películas del mismo estilo. También forma parte de la intención del equipo creativo romper y destrozar todos los tópicos posibles.

Así, a pesar de que su argumento no es el más original que te puedas encontrar, el film resulta muy efectivo. En parte también porque se juega con la familiaridad del espectador con este tipo de películas y se intenta pillarlo desprevenido. También he de admitir que admiro los resultados conseguidos teniendo en cuenta el bajo presupuesto, llenando la pantalla con los efectos especiales prácticos de toda la vida, aportando personalidad a la película y dándole a todo el conjunto un agradable aire ochentero.

Fijaos en el tráiler, porque los primeros 30 segundos no tienen absolutamente nada que ver con Feast, otro detalle clásico de serie B que nos ofrece este film.




El éxito de Feast hizo que se pusieran en marcha de forma casi inmediata un par de secuelas. Secuelas que se rodaron al mismo tiempo y forman una larga película. Originalmente el plan era rodar una segunda parte continuando la historia de los protagonistas, esta sería seguida de una tercera parte que estaría ambientada en el presente y en el futuro. Sin embargo, el bajo presupuesto hizo que se tuviera que descartar esta idea. Finalmente lo que hicieron fue alargar el guion original de la segunda parte de modo que diese para dos películas. Así, Feast II: Sloppy Seconds (John Gulager, 2008) termina en el punto en que en el guion original se llegaba a la mitad de la segunda parte. Feast III: The Happy Finish (John Gulager, 2009) concluye lo que originalmente era el guion de la segunda parte añadiendo algunos conceptos de la tercera entrega no filmada (por eso las comento como una sola película). Ambas películas incluyen conceptos e ideas que no pudieron llevarse a cabo en la primera entrega por razones de presupuesto.

La decisión de partir en dos el guion de la segunda parte tuvo sus beneficios y sus problemas. El principal problema es que Feast II se hace larga, dura 100 minutos: la más larga de las tres, y el tono hace un mayor énfasis en la comedia. Irónicamente, esto hace que sea la menos divertida ya que muchos gags se repiten y hay escenas que se alargan demasiado perdiendo parte de su gracia. Para compensar, Feast III es muy intensa, solo dura 80 minutos contando cinco de títulos de crédito, mucho más divertida y efectiva, ya que recupera el tono más oscuro de la primera.

No se pudo continuar la historia de los dos personajes principales de la primera, así que se cogieron algunos secundarios y se añadió toda una nueva galería de personajes. Esto le da cierta variedad, aunque eso haga que los filmes pierdan algo de carisma. De todas maneras, una de las añadiduras es Chelsea Richards, así que no me quejo.

Las secuelas solo funcionan si se ven juntas, ver solo la dos o la tres puede resultar algo insatisfactorio. Por supuesto, creo que lo mejor es ver las tres seguidas como una gran película épica. Las versiones que vi eran las unrated americanas, y me han proporcionado horas de diversión. Teniendo en cuenta, eso sí, que se han de ver simplemente como unas pelis de monstruos llenas de chistes y litros de sangre, nada más. Algo para pasar un buen rato.

Advertencia: si no habéis visto la primera, es mejor que no veáis el tráiler de la secuela, ya que podría "spoilearos" Feast.

3 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Anda, no sabía yo que esta película tenía tanta historia detrás. La vi hace ya unos años (de hecho la tengo la tengo en dvd), y aunque prácticamente no me acuerdo de nada, sé que me dejó muy buen sabor de boca y se me pasó volando.
Las dos secuelas no las he visto.

Dr. Gonzo dijo...

Por cierto, ya me gustaría a mí que todos los reality shows fuesen como ese que has comentado, y no la putísima mierda que son siempre :D

Raül Calvo dijo...

A mí me gustó lo bastante como para buscar una buena edición en Blu y fue así como descubrí las secuelas. Puedes encontrarlas por cuatro duros en Amazon.com, los DVD son de zona 1 pero las pelis están subtituladas en castellano. Si todos los reality fueran así no creo que funcionasen en nuestro país, lo cual tampoco estaría mal! :D

Publicar un comentario