14 ene. 2014

Creature with the Atom Brain

 
El novelista y guionista Curt Siodmark, autor de El cerebro de Donovan y guionista de las clásicas El hombre lobo (The Wolf Man, George Waggner, 1941) y Yo anduve con un zombie (I Walked with a Zombie, Jacques Tourneur, 1943); y el director Edward L. Cahn, director de La invasión de los hombres del espacio (Invasion of the Saucer Men, 1957) y la seminal El terror del más allá (It! The Terror from Beyond Space, 1958) nos ofrecieron en 1955 otro gran título de culto con Creature with the Atom Brain. Film inmortalizado en forma de canción por el legendario Roky Erickson, un fantástico tema que utiliza diálogos de la película, incluido en su obra maestra The Evil One que también incluye una canción homenaje a Yo anduve con un zombie:


Frank Buchanan (Michael Granger) ha planeado una sangrienta venganza contra aquellos que provocaron que fuera a la cárcel. Una venganza hecha posible gracias a los experimentos del doctor Steigg (Gregory Gay), que ha ideado un modo para reanimar cadáveres usando energía atómica. El capitán Harris (S. John Launer) y el doctor Walker (Richard Denning) serán los encargados de poner fin a los asesinatos perpetrados por las criaturas con cerebro atómico.


Esta película es pura ciencia ficción cincuentera en su mejor momento. El argumento bebe de clásicos temas como la criatura de Frankenstein, pero con el toque atómico que caracterizaba las películas de la época. Es un argumento que, además, mezcla elementos de diferentes géneros, como son el terror y el cine criminal. Una mezcla que funciona gracias a la dirección de Cahn y el guion de Siodmark, pero también al trabajo de los actores. Denning, un rostro familiar para los aficionados gracias a sus papeles en La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, Jack Arnold, 1954) e Invasores de otros mundos (Target Earth, Sherman A. Rose, 1954), encarna a la perfección el típico héroe de los 50, un científico que es también un hombre de acción.

Esta fantástica película, que el póster asegura que se basa en hechos científicos así que debe ser verdad, apenas dura 70 minutos. Todos llenos de entretenimiento. El film va escalando la amenaza de las criaturas con el cerebro atómico progresivamente, de modo que lo que empieza como una simple venganza acaba suponiendo una amenaza para toda la ciudad. Todo ello sin efectos especiales particularmente llamativos, de hecho se usa metraje de archivo en algún momento, pero como estas criaturas tienen aspecto normal, salvo una cicatriz donde les abrieron el cráneo, resultan más creíbles que si hubieran utilizado algún maquillaje de bajo presupuesto.

El film empieza fuerte, una de las criaturas cometiendo un asesinato, y no decae en ningún momento. Las escenas de entrañable vida doméstica cincuentera y las explicaciones pseudocientíficas no paran la película, más bien permiten al espectador tomar un respiro. Para los aficionados a este tipo de películas, este film es muy recomendable.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario