13 ene. 2011

Rollerball



Cada vez que veo esta película me preocupo un poco más, ya que cada vez parece menos ciencia ficción y más realidad.

Escrita por William Harrison y dirigida por Norman Jewison, Rollerball (1975) está ambientada en un futuro en el cual el gobierno del mundo está en manos de empresas, que dirigen los países igual que sus negocios. Es un mundo lleno de comodidades y privilegios, si tienes dinero y eres un ejecutivo, en el cual las guerras y el crimen forman parte del pasado. Como válvula de escape existe el Rollerball, un juego tremendamente violento en el cual se enfrentan diferentes ciudades. Jonathan E. (James Caan) es la estrella más popular de este juego, sin embargo, cuando le piden que se retire, lo quiera él o no, empezará a cuestionarse como funciona la sociedad en la que vive y cuál es el auténtico propósito del juego.

Norman Jewison creó un clásico con un potente mensaje anti-violencia en una década que hasta entonces había sido tremendamente conflictiva, retratando una sociedad que vive anestesiada por drogas legales y enormes televisores. Una de las escenas más comentadas y populares de la película consiste en una fiesta de ejecutivos a la cual asiste Jonathan, en la cual somos testigos de como se ha ido desensibilizando la sociedad en favor del hedonismo y el placer inmediato. Sin embargo, mientras la cámara pasea por entre los invitados, vemos brevemente a una mujer apoyada en una columna, llorando sin saber por qué. Es como si, a pesar de todo, parte de lo que nos hace humanos intentase despertar.

De momento, el único lugar en el que la gente vuelve a tener algún aspecto humano y no desensitivizado es en los partidos de Rollerball, en los cuáles se excitan por la violencia y la emoción del juego. Como toda película anti-violenta, Rollerball está plagada de escenas violentas, centradas todas en el juego. Jewison va graduando la violencia, empezando de manera relativamente suave hasta que el juego degenera en una batalla campal a medida que los ejecutivos lo endurecen para eliminar a Jonathan E. El cual, a pesar de todo, sigue amando el juego. Aquí no se trata de que Jonathan se dé cuenta de lo monstruoso que es todo e intente salir del juego, él lo hace porque no quiere dejarlo, es a través de esta obsesión por mantenerse en el juego que empezará a saber más cosas sobre la sociedad en la que vive.

Hay que destacar la excelente dirección de Jewison en las escenas de los partidos, mentiéndote en el terreno de juego y llevando al límite los medios de la época. Pensad que, por ejemplo, la Steadicam no aparecería hasta un año después, en 1976. El director también adapta la manera de ver el partido a la gradación de la violencia, siendo más frenética a medida que el juego se hace más violento. Es posible que Jewison se arrepintiera de dirigir tan bien estas secuencias, ya que en el audiocomentario del DVD declara su estupefacción al comprobar que poco después del estreno de la película se organizaban partidos de Rollerball auténticos, ya que la gente había disfrutado de ésos momentos de la película.Lo cual también es un motivo de reflexión en si mismo.

La motivación por la cual Jonathan no quiere dejar el juego obligado por los ejecutivos es que estuvo enamorado de una mujer, Ella (Maud Adams), la cual le fue arrebatada por orden de un ejecutivo que la quería para él. De ahí que las revelaciones sobre el mundo en que vive vayan más destinadas hacia el espectador que hacia él. Jonathan intenta entender el mundo en el que vive, y es a través de buscar conocimiento que se convertirá en alguien peligroso, pero su objetivo todo el tiempo es averiguar por qué le quieren echar del juego.

Rollerball es un film referencial dentro del género dedicado a la representación de una distopía. A causa del éxito de esta película se rodó la satírica y fantatástica La carrera de la muerte del año 2000 (Death Race 2000, Paul Bartel, 1975) y su influencia se ha dejado ver, por ejemplo, en A.I. Inteligencia Artificial (Artificial Intelligence: AI, Steven Spielberg, 2001). Se rodó un remake en el 2002, pero es mejor fingir que no existe.


Rollerball 1975
Cargado por le-pere-de-colombe. - Todas las temporadas y episodios enteros online.

9 comentarios:

Javi dijo...

Es cierto, la película tiene una similitud con el mundo de hoy donde todo vale para dar espectáculo a la masa, y si hay violencia mejor. A la gente le gusta la violencia, verla, aunque la mayoría la critique y diga que no hay que usarla nunca. Buen post

JULIO CESAR CASTILLO CORAZA dijo...

DONDE PUEDO CONSEGUIR LA PELICULA CON SUBTITULOS O EN ESPAÑOL.

LA NECESITO VER.

SALUDOS Y MUCHAS GRACIAS.

Raül Calvo dijo...

La puedes encontrar con cierta facilidad en cualquier centro comercial tipo fnac, imagino. Puedes probar también en páginas como wuaki o filmin.

Roy D. Mustang dijo...

La acabo de ver y me ha aburrido bastante...

Roy D. Mustang dijo...

Que no digo que no sea interesante el concepto de sociedad futurista que presenta, pero la forma en que está planteada la historia, así como el montaje de algunas escenas, ha hecho que en más de un momento me aburriera y desconectara con la película, pensando en otras cosas que nada tienen que ver. Ahora que, claro, tampoco me van a entretener todas las películas, jeje.

Roy D. Mustang dijo...

Posiblemente en un futuro le dé una segunda oportunidad, viéndola otra vez. Hay películas que cuando las vi por primera vez, hace años, no me gustaron y ahora me parecen magníficas. A veces depende de la mentalidad de uno, que cambia con los años y tal, y otras veces la causa es que uno ha elegido un mal día para ver una peli, así de simple.

Raül Calvo dijo...

Caray, Roy, tú te lo guisas y tú te lo comes! Me ha hecho gracia como te has autoreplicado, :D Pues nada, como tu mismo te has dicho, dale otra oportunidad en el futuro.

Roy D. Mustang dijo...

Jejeje, ya ves. Sigo leyendo tu blog y viendo muchas de las pelis que recomiendas. Creo que la siguiente será la de Happy Birthday to Me. Pinta bizarramente bien.

Raül Calvo dijo...

Es un gran slasher y subversivo en la utilización de actores y actrices con cierta imagen pública (en aquel entonces), espero que lo disfrutes.

Publicar un comentario