31 ene. 2014

Popcorn

 
Hace poco leí con alegría que Synapse Films tenía la intención de editar una edición especial en Blu-ray/DVD de Popcorn (Mark Herrier, Alan Ormsby, 1991). Espero que esta edición sirva para hacer más conocida esta entretenida película de culto, una apreciable cinta de terror llena de rostros familiares para los aficionados.

Maggie (Jill Schoelen) tiene unos extraños sueños que está integrando en el guion que está escribiendo para su curso universitario de cine. La clase de Maggie decide, para recaudar algunos dinerillos, celebrar una maratón de cine de terror: proyectarán antiguas cintas de serie B usando los mismos gimmicks que se usaban en los 50 y 60, al estilo William Castle. El maratón se celebrará en un antiguo cine a punto de cerrar, está será la última función que se celebre allí. Mientras lo ponen todo a punto descubren una misteriosa película: The Possessor, un film experimental cuya única proyección culminó en asesinato de masas y un incendio. Maggie descubre que las imágenes de esa película se corresponden con los extraños sueños que tiene de forma regular. Al mismo tiempo, la madre de Maggie, Suzanne (Dee Wallace), recibe extrañas llamadas. La noche de la maratón, los compañeros de clase de Maggie empiezan a ser asesinados uno a uno, Maggie deberá darse prisa en adivinar que se esconde detrás del misterio de The Possessor si quiere llegar viva al día siguiente.

Para cuando empezaron los años 90, el slasher estaba en plena decadencia. La fuerte censura del momento, más la gran cantidad de películas de ínfima calidad que se dedicaban a repetir, copiar e imitar argumentos y situaciones habían quemado rápidamente el género. Por eso resulta bastante sorprendente esta película, dentro de este contexto. Sus personajes no son los idiotas que no puedes esperar a ver cómo mueren; su guion no se limita a repetir los mismos clichés que ya se habían visto centenares de veces antes y su tono mezcla de suspense con toques de comedia está muy logrado; los toques referenciales y los diversos homenajes se alejan del idiótico estilo Scream: son bastante divertidos y funcionan particularmente bien en las falsas películas que se proyectan en la maratón.

Con esto no quiero decir que sea un film perfecto. Las canciones de la banda sonora son bastante cutres (claro que a mí no me gusta el reggae [la película fue filmada en Jamaica]) y el final es algo flojo.

Estos fallos no impiden que sea un film muy disfrutable. El tema de las "películas malditas" siempre me ha gustado, aunque Popcorn tiene más en común con Midnight Movie (Jack Messitt, 2008) que con El fin del mundo en 35 mm (Cigarette Burns, John Carpenter, 2005), lo que hace la historia de fondo de la película me resulte particularmente interesante. Esto ayuda a que cuando empieza la parte de "acecha y mata" esté implicado en lo que sucede, así que lo disfruto mucho más.

Como decía al principio, el film está repleto de rostros familiares para los aficionados, de modo que muchas veces te encuentras pensando "de qué me suena esta actriz o este actor?". Por supuesto, Dee Wallace resulta inolvidable por sus papeles en Aullidos (The Howling, Joe Dante, 1981), Cujo (Lewis Teague, 1983) o Critters (Stephen Herek, 1986). Schoelen es recordada como la posible víctima de El padrastro (The Stepfather, Joseph Ruben, 1987), así como la obsesión de El fantasma de la ópera (The Phantom of the Opera, Dwight H. Little, 1989). Entre los secundarios están Kelly Jo Minter que os sonará por sus papeles en Pesadilla en Elm Street 5 (A Nighmare on Elm Street: The Dream Child, Stephen Hopkins, 1989) y Jóvenes ocultos (The Lost Boys, Joel Schumacher, 1987); a Malcolm Danare lo recordaréis seguramente por Christine (John Carpenter, 1983), y aquí interpreta un personaje que parece un guiño al Franklin de La matanza de Texas (The Texas Chain Saw Massacre, Tobe Hooper, 1974). Resumiendo, las interpretaciones están bastante bien y no te sacan de la película.

Popcorn no es que fuera una increíble reinterpretación del género pero se las arregló para ser un slasher con buenos momentos de suspense, divertido, entretenido y bien ejecutado en un momento en que la mayoría de películas que se hacían del género eran olvidables productos pensados para el mercado del vídeo.


2 comentarios:

Mario Salazar dijo...

Me suena bien para una buena noche de terror, o sea en cualquier momento. Me agrada el slasher, aunque soy de los que esperan que maten a todos los idiotas de forma terrible, si bien se aprecian los filmes creativos. Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

Pues espero que la disfrutes cuando la veas. Un saludo.

Publicar un comentario