26 ago. 2011

La serie sobre nada. Es decir, todo


El hecho de que mi anterior post Penetrando en Debbie no fuera captado como lo que era: una parodia, me hizo reflexionar sobre los distintos tipos de humor que existen y sus diferentes recepciones. Estilos de comedia más populares y menos populares. Lo que me llevó a mi sit-com (situation comedy - comedia de situación) favorita: Seinfeld. He decidido que es mi favorita ya que, aunque no es la única que me gusta mucho, sí es la única que veo de forma contínua (cada fin de semana me pongo algunos episodios, tengo la serie completa en DVD) y siempre me hace reír.

El caso es que es una serie no muy popular en nuestro país a pesar de su indiscutible calidad y de su gran popularidad en Estados Unidos. No sé si atribuirlo al pésimo doblaje o a que es un tipo de comedia que aquí no gusta. De todos modos, esta comedia cuenta con una serie de características que la hacen única entre el resto de sit-coms (si no contamos Larry David (Curb Your Enthusiasm) del cocreador de Seinfeld Larry David como sit-com) que existen.

La más conocida de estas características es la que le ganó el sobrenombre de "la serie sobre nada". Es decir, en realidad trata sobre todo ya que no está limitada por una línea argumental que intente unificar la serie. Me refiero al hecho de que mientras otras series como Friends o The Office tienen unos argumentos, próximos a la comedia romántica cinematográfica, más o menos familiares para el espectador que conducen la serie de temporada en temporada; Seinfeld no tiene un desarrollo típico: se centra en el día a día del cómico Jerry Seinfeld y su grupo de amigos en la ficción y se dedica a analizar las rutinas y protocolos de su vida diaria, convirtiendo la tarea más mundana en épica.

Así, el mítico episodio de la segunda temporada El restaurante chino se dedica a observar como Jerry, George (Jason Alexander) y Elaine (Julia Louis-Dreyfus) esperan de manera infructuosa a que les den mesa en un restaurante. El episodio de la tercera temporada El aparcamiento está dedicado a observar la desesperada búsqueda de nuestros protagonistas del lugar dónde han aparcado el coche en el párquing de un centro comercial. A medida que la serie fue avanzando las historias se fueron haciendo más complicadas y elaboradas, especialmente a partir de la cuarta temporada. A la complejidad de la serie contribuyó también la riqueza del universo dónde viven los protagonistas.

La serie, como hemos dicho, carece de un argumento general parecido a la historia de Rachel y Ross en Friends, pero lo que sí tiene es continuidad. Los eventos de cada episodio son tenidos en cuenta en episodios posteriores y se hacen referencias al pasado, así como van apareciendo de manera recurrente distintos personajes. Esto contribuye a darle una solidez a  la serie que no tiene ninguna otra sit-com. Por lo tanto, aunque la mayoría de los episodios son autoconclusivos, al mismo tiempo forman todos parte de un sólido conjunto de historias que son una sola: la vida de estos personajes.

Seinfeld no ha sido nunca muy apreciada por aquí, como ya he dicho, y al principio de su emisión tampoco lo era en su país de origen. Las tres primeras temporadas no tuvieron índices de audiencia precisamente altos, pero, en una acción sin precedentes, la cadena NBC decidió mantenerla en antena por el prestigio crítico que la serie le proporcionaba, convirtiéndola en una serie de culto. Sin embargo, a partir de la cuarta temporada la audiencia empezó a subir, hasta convertir Seinfeld en una de las series más populares de la televisión americana, siendo evidente su impacto en la sociedad por la forma en que muchas frases de la serie fueron incorporadas al léxico de la calle.

Esta cuarta temporada contiene el que es para mí uno de los episodios más divertidos de toda la serie: La apuesta, en el cual los cuatro protagonistas hacen una apuesta para ver quién aguanta más sin masturbarse. También contiene un curioso arco argumental metalingüístico: a Jerry le proponen hacer una serie protagonizada por él. Aunque el resultado será bastante diferente al que tuvo lugar en la vida real, sirve como crítica a la forma en que se hacen las sit-com más "normales".

La serie me hace reír mucho gracias al talento de sus actores, la gran calidad de sus guiones y unos diálogos (en su VO) brillantes. La serie me interesa temáticamente más allá de lo que me hace reír por la forma en la que disecciona los diferentes elementos que conforman nuestra vida cotidiana. Del mundo laboral a la vida social pasando por la vida familiar. Por como algo tan sencillo como pedir una sopa o hacer la colada se puede convertir en una gran aventura de proporciones épicas. Por lo realista que se me hace, aparte de porque muchas de las historias están sacadas de anécdotas y personas reales, porque, para bien y para mal, mi visión de la gente y la sociedad es bastante parecida a la que se ve en esta serie.

10 comentarios:

Mapatxe77 dijo...

Yo recuerdo haber visto algún que otro capítulo cuando Canal+ la emitió hace años, y fue el doblaje lo que me tiró para atrás de mala manera. Se me quedó la imagen de una serie facilona y sin gracia. Por suerte, hará cosa de dos años me la recomendaron y me la ví del tirón en cosa de 3 meses. Y qué cambio, joder. Me enganché de mala manera y en 3 meses más me casqué todo "Curb Your Enthusiasm".

Por cierto, en el número 2 de la Revista Orsai le dedicaron un artículo que recomiendo a todos los fans de la serie.

http://orsai.es/blog/n2/seinfeld/

Y la verdad es que he soltado una carcajada sólo de verte nombrar "de pasada" el capítulo de la tienda con las mejores sopas del mundo (y el propietario más dictatorial del mundo también).

También hay un documental bastante majo del 2002, de cuando Jerry decidió salir del "retiro" y empezar a hacer Stand-Up Comedy otra vez.

http://www.imdb.com/title/tt0328962/

Saludos mapatxiles!

Raül Calvo dijo...

Me alegro de encontrar otro fan de la serie!

Sí, su última actuación se llama "Te lo digo por última vez" y es cómo un grandes éxitos de lo que hacía en Seinfeld.

Por cierto, el soup nazi está basado en una persona real y se puede visitar su local en Nueva York.

Javi dijo...

Seinfeld no la seguí demasiado porque nunca me llegó a enganchar; tal vez tuviera la culpa de eso el que no aguantara demasiado al protagonista. Friends me parecía mucho más divertida, aunque revisada con los años perdió un tanto la chispa y su humor no me resultó tan gracioso como cuando la vi por primera vez. De todas formas sigue siendo una serie en general bastante graciosa. Un saludo, Raül. Buena entrada.

Dr. Gonzo dijo...

A mi es que me da una pereza terrible ver series, aunque de esta me han hablado maravillas. Si cada capítulo es independiente, igual un día le doy una oportunidad a ver qué tal.

Raül Calvo dijo...

Javi, siuiste por televisión, te digo que el doblaje era bastante malo y mírala en VO. Friends es divertida pero más convencional, con tramas más habituales de la sit-com.

Dr. Gonzo, ya sé lo que piensas pero por favor, por favor mírala en VO. El doblaje es simplemente horrible.

Kreaciones dijo...

Creo que el mérito de Seinfield, fue ser la primera serie que llevó el concepto Stand Up Comedy basado en monólogos de humor sobre lo cotidiano a una serie de humor. (Friends también tiene mucho de eso, pero como dices, hay un hilo argumental a lo largo de toda la serie. De hecho, no es casualidad que el protagonista sea un monologuista. Quizás, aquí no tuvo tanto éxito, porque por aquel entonces ese tipo de humor estaba empezando (El Club de la Comedia) y le faltaba rodaje (pero mucho).

Evil E. dijo...

Amo esta serie quitando Los Simpsons, quizas mi favorita de la historia.
George y Kramer son personajes antologicos! Es muy dificil destacar un episodio, pero por ejemplo. siempre me gusto mucho el de la limosina que coge Costanza destinada a recoger a un lider de ultra derecha.

Raül Calvo dijo...

Kreaciones, también creo que el estilo stand up que Seinfeld estuvo años depurando en los escenarios es responsable en gran parte del éxito de la serie. Un estilo que no creo que aquí se haya llevado bien. El club de la comedia no eran más que tópicos aburridos leídos por actores sin mucha convicción. En televisión no se ha hecho nunca bien ya normalmente son actores leyendo textos. En teatro sí que había gente que lo había desarrollado de forma soberbia como el malogrado Pepe Rubianes.

Evil E., el de la limusina nazi también es uno de mis favoritos. A lo mejor ya lo sabías si la tienes en DVD, pero George está basado en el propio Larry David (cuya vida ha proporcionado el argumento de varios episodios) así como Kramer está basado en un vecino que tuvo Larry David y que aparece en los documentales de los DVD. Algunas de las situaciones del Kramer ficticio también estaban inspiradas en el Kramer real.

ATTICUS dijo...

Me alegra que te guste Raul,ya que para mi es una de las mejor series contruidas a base de un guin estupendo con su perspectiva ironica y enfermiza de la vida mas cotidiana del hombre en esa cuidad (New York).
La serie sobre nada,si señor,de echo en la serie Jerry y George quieren vender una serie a la NBC sobre ...nada.
Fue un fenomeno sociologico,su exito fue dificil ya que se eligio para sustituir a Cheers
y eso era dificil de superar.
El ultimo episodio paralizo el pais,es una de las emisiones de television con mas audiencia.
El personaje de Kramer me encantaba,con ese tic de entrar en la casa de Jerry sin llamar,era genial.

Raül Calvo dijo...

El último episodio generó demasiadas expectativas para satisfacer a todo el mundo, pero creo que está bastante bien. Como digo, el arco metalingüístico de la serie fue uno de los más logrados que hubo en la serie, por como comentaba sobre el género de las sit-com en sí.

Publicar un comentario