19 abr. 2012

Terrorífico Pop Art


Andy Warhol creó a su alrededor un círculo de artistas para desarrollar su visión del arte en diferentes medios. Lo que se conoce como la Factoría Warhol. En el aspecto musical, por ejemplo, dio origen al clásico grupo Velvet Underground. Warhol ejercició también como padrino y productor de los films de Paul Morrissey que inició su carrera con films más o menos significativos dentro del art house y del cine underground como Trash (1970) o Caliente (Heat, 1972). Tras el fracaso de L'Amour (1973), Morrissey se fue a Italia, donde dirigió (o no) un fantástico díptico protagonizado por dos figuras clásicas del cine de terror, ambos films producidos por Andy Warhol, de ahí que su nombre aparezca de forma prominente en los títulos.

El primero fue Flesh for Frankenstein (aka Andy Warhol's Frankenstein, 1973). En algunos lugares se atribuye el film a Antonio Margheriti, director de la 2ª unidad, pero su nombre aparece como director en algunas copias europeas simplemente porque se dijo que él era el director para beneficiarse de las mismas facilidades que daba el gobierno italiano a las películas italianas. Otras fuentes atribuyen el film a Margheriti debido a las semejanzas que hay entre algunas secuencias con el estilo de alguno de los films de terror del director italiano. Luego le llegó el turno a Drácula con Blood for Dracula (aka Andy Warhol's Dracula, 1974), con los mismos problemas en cuanto a autoría. Es posible (es una hipótesis personal) que al ser una producción en la que trabajaban actores y actrices de diversos lugares de Europa y Estados Unidos, Margheriti se encargara de trabajar con los actores italianos y Morrissey trabajara con los protagonistas Udo Kier, Joe Dallesandro y Arno Juerging en la unidad principal. También es cierto que estas son las únicas películas Morrissey que me han gustado y no me han aburrido y Margheriti cuenta con una interesante carrera que incluye Apocalisse domani (aka Cannibal Apocalypse, 1980) y Siete muertos en el ojo del gato (La morte negli occhi del gatto, 1973).

Ambas comparten tono y características, además de actores y equipo, y sus diferencias están marcadas por la personalidad de las figuras icónicas que las protagonizan: Frankenstein es más gore y en Dracula el erotismo es más pronunciado. Pero en ambas hay abundantes dosis de sexo y sangre.

Ambos films comparten un tono iconoclasta, casi paródico, que se traduce en una mezcla de terror y comedia bastante efectivo. En ocasiones, la comedia llega a través de personajes y situaciones tan histéricas y exageradas que la carcajada es inevitable.

En ambos films encontramos también un subtexto político, realizado con la misma ironía y cachondeo que todo lo demás, así que tanto puede ser un sincero mensaje como una parodia de los mensajes políticos que parecían obligatorios en el cine underground de entonces (por eso creo que Sleep [1963] y otros films de Andy Warhol eran la manera que este artista tenía de cachondearse de todo el ambiente intelectual de la época). En Frankenstein, Udo Kier interpreta al infame Barón, representante de la aristocracia más decadente y fascista, el cual construye su monstruo a partir de inocentes campesinos y lanza absurdos mensajes de superioridad racial, mientras los campesinos se dedican a discutir de política. El Drácula de Kier es igualmente una figura aristocrática decadente. Además, en Dracula se representa una aristocracia sin dinero pero ansiosa por conservar sus privilegios y su poder.

Sea todo esto intencionado, paródico o accidental, como no interfiere en el disfrute del absurdo festival sanguinolento y humorístico que nos ofrecen estos films, vamos a dejar de darle vueltas.

En el terreno interpretativo, destacan Udo Kier y Arno Juerging como cómplices protagonistas en ambos films. Kier especialmente resulta hilarante en su seductora sobreactuación, siendo Juerging el ideal contrapunto demente. Dallesandro pasea su inexpresividad, no sea que se estropee su atractivo físico, dejando que sea su cuerpo el que actúe por él. El resto de secundarios (entre los que se cuenta un cameo de Roman Polanski) es el habitual reparto que podemos encontrar en infinidad de películas italianas exploitation de la época. Por ejemplo, en Dracula nos encontramos con Stefania Casini, que recordaréis del clásico Suspiria (Dario Argento, 1977) y, en Frankenstein, con Dalila Di Lazzaro, la cual intervino luego en otro clásico de Argento: Phenomena (1985).

En conclusión, dos films de culto dementes y divertidos, sangrientos y sexuales, que vistos hoy día resultan aún modernos, a pesar de lo funcional de sus efectos especiales, por la forma en que cogen a dos clásicos y los retuercen de manera que resultan irreconocibles, con toques realmente geniales como que aquí sea el monstruo de Frankenstein el que rechaza a la novia que le han hecho porque está enamorado de ¡Joe Dallesandro! Ya no se hacen películas como estas.



7 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Sangre para drácula hace poco que me la descargué, pero todavía no he sacado ganas para verla. Viniendo de Andy Warhol no me inspira mucha confianza jaja

Por cierto Raül, te he concedido el premio Liebster. Para más información, pásate por mi blog ;)

Roy D. Mustang dijo...

Hace poco me vi la de Apocalipsis Cannibal... Madre mía, que delirio de film, jeje...

¿Estos films no estaban relacionados con asuntos turbios, sobre mafias italianas y demás? Algo así me parece haber leído hace tiempo sobre ellos.

Films de culto dementes y divertidos, sangrientos y sexuales... Vale, habrá que verlos, jeje.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, Warhol no tuvo nada que ver con la peli, aparte de producirla y poner su nombre en los carteles como gancho publicitario. Gracias por el premio, ¿he de esperar inmensas cantidades de dinero?

Roy D. Mustang, cualquier película con John Saxon vale la pena. Creo que también se titulaba Virus, pro lo menos recuerdo verla con ese nombre en el videoclub, pero a lo mejor me confundo. No he encontrado ninguna mención a mafias ni nada parecido relacionado con estas pelis ni me suena haberlo visto en ningún lado. La única controversia es la relacionada con quién las dirigió.

Javier Simpson dijo...

Qué grandes Velvet underground y qué grande Lou Reed (sobre todo el de Coney island baby).
No sabía esa faceta de Warhol en la producción. Curioso que se metiera en ese tipo de pelis. Me llaman la atención esos Dráculas de los que hablas. A ver si consigo la de Udo Kier. Personaje de aspecto inquietante.

Un saludo, Raül. Buena entrada.

Raül Calvo dijo...

Warhol hizo diversos films y cortos artísticos. Morrissey ya llevaba un tiempo trabajando dentro de la Factory, de ahí la relación entre ambos. Y Udo Kier es el prota de ambas pelis, yo te diría que te pilles ambas y la veas seguidas. No lo olvidarás!

Roy D. Mustang dijo...

Me equivoqué. La que me vi fue la de "Holocausto zombie". Mezcla caníbales con zombies y copia vilmente a la de los zombies de Lucio Fulci (la de Nueva York).

Raül Calvo dijo...

Bueno, yo también confundo los títulos de estas dos pelis. La de Holocausto Zombi la comenté hace un tiempo en el blog.

Publicar un comentario