22 oct. 2013

Bates Motel


Hoy se estrena en TNT Bates Motel, serie que repasa la juventud de Norman Bates en un nuevo intento de exprimir el clásico de Alfred Hitchcock, ya sabéis cual. El caso es que he pensado que sería divertido, antes de ver la nueva serie, repasar el primer intento de trasladar el universo creado por Robert Bloch a la pequeña pantalla: el fallido piloto Bates Motel (Richard Rothstein, 1987).

Antes, un poco de historia.

Tras el asombroso éxito de la fantástica y muy recomendable Psicosis II: El regreso de Norman (Psycho II, Richard Franklin, 1983), se abre la veda para convertir en franquicia el film de Hitchcock. Así, en 1986 se estrena la irregular Psicosis III (Psycho III, 1986), dirigida por Norman Bates en persona, Anthony Perkins. Visualmente la película está muy bien, pero el guion es algo flojo. En ese momento una cuarta película parecía inviable, así que Universal busca seguir haciendo dinero con las peripecias de Norman Bates a través de la televisión. Se pone en desarrollo Bates Motel.

Ver los primeros minutos de Bates Motel es lo único que hace falta para entender por qué no se convirtió en una serie de televisión y se unió a la larga lista de pilotos fracasados. Rothstein llenó su guion de malas ideas, como si en realidad hubiese querido desde un principio que fuera un fracaso.

El piloto gira en torno a Alex West (Bud Cort), que compartió habitación con Norman Bates en un manicomio. Cuando Norman muere, le deja a West el motel en herencia. Con la ayuda de Willie (Lori Petty), West rehará el motel para que se convierta en un agradable lugar de paso para los viajantes. Un grupo de malvados intentará echar a West del lugar. Hasta ahora nada de suspense, la historia de West es más bien aburrida. Además de la historia sin ningún interés de West, se nos ofrece una segunda historia sin ningún interés, la de una clienta que va a pasar la noche y a la que se le aparecen unos fantasmas. Al parecer, la intención era hacer una serie antológica, de modo que en cada episodio un cliente diferente habría sido el protagonista.

Un Bates Motel sin Norman Bates o alguna mínima dosis de suspense estaba destinado al fracaso. Aburrido y sin ningún interés, resulta obvio que no se convirtiera en serie de televisión. Pero la Universal no se dio por vencida y en 1990 nos castigó con la película directa a vídeo Psicosis IV - El comienzo (Psycho IV: The Beginning, Mick Garris), una precuela que narra los mismos eventos que tratará la nueva serie.

Si la curiosidad os puede, ved el antiguo Bates Motel, aunque para mí es tan mala que ni te ríes. Espero que la serie de esta noche sea mejor.


0 comentarios:

Publicar un comentario