12 feb. 2014

Exquisitas ternuras (Exquisite Tenderness)


Hace poco estaba rebuscando entre mis cintas de vídeo esperando encontrar algo jugoso que ofreceros. Así fue como me encontré con un cinta en la que había dos títulos que no tenía ni idea de a qué se referían: Malsons de pel·lícula (pesadillas de película) y Exquisida tendresa (exquisita ternura). Malsons resultó ser el documental The American Nightmare (Adam Simon, 2000) que grabé de la TV3 y Exquisida resultó ser el film Exquisitas ternuras (Exquisite Tenderness aka The Surgeon, Carl Schenkel, 1994), película que grabé cuando la pasaron por el programa Gótic, que estaba dedicado al cine de terror y fantástico, del autonómico Canal 33. Es también una película de la que no recordaba absolutamente nada.

El film cuenta con un señor reparto que incluye a: Malcolm McDowell, Charles Dance, James Remar, Peter Boyle e Isabel Glasser, que es pelirroja y siempre he sentido debilidad por las pelirrojas. Con este reparto era extraño que no la recordara. Como la película se grabó en dual, ahora podía verla en versión original, algo para lo que no tenía suficientes conocimientos de inglés en el momento de grabarla, gracias al sistema que ya comenté en Trans-Gen, los genes de la muerte (The Kindred, Stephen Carpenter, Jeffrey Obrow, 1987).

Durante la primera media hora, la película parece un thriller médico. Todo empieza cuando las no del todo claras prácticas que lleva a cabo el doctor Stein (McDowell) relacionadas con un nuevo suero, llaman la atención de la doctora Teresa McCann (Glasser), que las empieza a investigar. Cuando una de las pacientes del doctor Stein muere misteriosamente, la doctora McCann, con la ayuda del doctor Hendricks (James Remar), investigará si tiene algo que ver con el proyecto del doctor Stein. Pero cuando la doctora McCann y el doctor Hendricks descubren quién está tras las muertes, el demente y antiguo doctor Julian Matar (Sean Haberle). La película deriva en este punto hacia el cine de terror.

El director Schenkel mantiene en todo momento un ritmo ágil, haciendo que la historia se mueva con rapidez. Las escenas de suspense se suceden y el espectador se mantiene entretenido mientras los protagonistas intentan detener al cirujano psicópata que ha ideado una manera para regenerarse y recuperarse de cualquier herida. Sin embargo, no es un film que vaya a comprarme en DVD tras haberlo visto de nuevo. Es entretenido, tiene buenas interpretaciones, pero es simplemente eso. Entretenido pero no de una forma memorable, os puede hacer pasar un buen rato si no estáis con un ánimo muy exigente.


0 comentarios:

Publicar un comentario