17 feb. 2014

Maldita serie

 
Yo no soy mucho de series. Me da bastante igual lo que está de moda, la serie de la que todo el mundo habla y etc., etc. En cierto modo, aplico el mismo criterio a las series que veo que a las películas que veo: dejo que sea mi particular sentido arácnido el que escoja qué ver y cuándo. También he de decir que siento predilección por series cortas, que terminan al cabo de unas pocas temporadas y me aburren las que se alargan eternamente.

Desde finales de enero, Canal + Series emite True Detective, serie creada por Nic Pizzolatto. Es una serie de la HBO, lo que significa temporadas cortas. El argumento parecía interesante, los actores y actrices protagonistas y secundarios me gustaban. Además, Pizzolatto quiere hacer cada temporada independiente, con diferentes historias y actores, al estilo American Horror Story, lo cual me parece perfecto. El día que estrenaban la serie me puse a verla pensando "parece divertida, el tipo de historia criminal que me gusta". Y vi el primer episodio. Y terminó el primer episodio.

Ahora esta maldita serie me tiene enganchado.

True Detective es puro arte. Aprovecha al máximo las ventajas del formato televisivo; narrativamente está a la altura de una buena novela y visualmente está a la altura (y en ocasiones supera) de una producción cinematográfica de gran calidad. El primer episodio, comparado con los demás, es algo lento y sirve para introducirte en el universo de la serie. Luego, de forma progresiva, en cada episodio se va elevando la intensidad dramática.

La serie transcurre en dos tiempos. 1985, se descubre el cadáver de una mujer asesinada de forma ritual. Los inspectores Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Martin Hart (Woody Harrelson) son los encargados de llevar la investigación. 2002, los detectives Cohle y Hart son interrogados en relación a ese caso por razones desconocidas. A través de las entrevistas, vamos descubriendo que sucedió en 1985 y quiénes son estos detectives. Esta manera de plantear la narración permite a la serie introducirnos en la cabeza de los detectives, ver cómo les afecta el caso e involucrarnos cuando sus respectivas vidas se van convirtiendo en un infierno, atrapados en la absorbente espiral en que se ha convertido el caso.

Lo interesante para mí es que la serie se aleja del estilo procesal habitual en las series televisivas americanas, donde se centran en el proceso que lleva a los policías a meter al asesino entre rejas (pruebas científicas, análisis de ADN y demás), para centrarse más bien en cómo viven y cómo les afecta la investigación a los dos inspectores involucrados en ella. Pensad en Zodiac (David Fincher, 2007) o en las novelas de James Ellroy o David Peace como ejemplos de lo que quiero decir.

La serie tiene un estilo visual puramente cinematográfico. Para haceros una idea, sin "espoilear" nada, el cuarto episodio utiliza un increíble plano secuencia para seguir a uno de los protagonistas atrapado en una situación peligrosa que podría haber firmado Brian De Palma.

Como ya he dicho, me tiene completamente enganchado. Y es así porque parece que la han hecho pensando en mí, cogiendo los temas y estilos que más me gustan dentro de la narrativa criminal y policíaca y los han elevado a la décima potencia. Todo ello contado usando un soberbio estilo visual. Redondeando el conjunto, una fantástica banda sonora a cargo de T-Bone Burnett.

Para mí, es una serie imprescindible.



6 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Un amigo me dejó en facebook un enlace a la intro de la serie, como diciendo "sé que cuando veas esto, querrás devorar la serie", y el cabrón acertó de pleno. Una serie con una intro y una canción así no puede ser mala.

Creo que True Detective le debe gustar sí o sí a cualquier fan de Fincher, y es que me he dado cuenta que la gran mayoría de los comentarios que he leído sobre True Detective acaban desembocando tarde o temprano en Fincher, y más concretamente en Zodiac y Seven (aunque creo que tiene más de Zodiac, especialmente en lo que al tono se refiere).

True Detective es puro cine, y son precisamente este tipo de series de factura técnica y artística tan espectacular las que me han hecho aborrecer las sitcoms (a excepción de Los Simpson y Padre de Familia).
También me alegra mucho la decisión de los creadores de crear temporadas autoconclusivas, ya que, al menos en American Horror Story, es un elemento que me encanta.

En fin, sólo quedar terminar de verla y esperar que el final esté a la altura de estos primeros 4 episodios.

PD. ay, el desnudo de Alexandra "ojazos" Daddario! Qué cosa más bonita, la madre que la parió...

Raül Calvo dijo...

Supongo que se hacen las referencias a Zodiac por la misma razón que las hice yo: es conocido por la mayoría y así es más fácil transmitir una idea. Si dijera Red Riding o algo así, no se transmitiría con la misma rapidez el concepto. En todo caso, es una gran serie. El problema es que ahora el resto de series parece poca cosa.

Dr. Gonzo dijo...

Bueno, para mí todavía no se ha superado a series como Breaking Bad o Los Soprano, por muy buena que de momento esté siendo True Detective.

Raül Calvo dijo...

Quería decir post-True Detective, que ya está dentro del canon de grandes series para mí.

Jose Joaquin G.H dijo...

Yo tambien estoy enganchado. Reseñe el piloto y tras ver la intro me quede prendado... y bueno del desnudo de la chica de "Percy Jackson" en el 2º capitulo ya no hablo... hoy vere el tercero con mi señora, pero si fuera por mi lo veria en ingles ... es genial

Raül Calvo dijo...

Pues yo la estoy viendo por canal + series y la dan en VOS. Realmente, las interpretaciones se lo merecen, además de que me hace bastante gracia el acento sureño americano.

Publicar un comentario