4 feb. 2014

La manzana (The Apple)

 
Menudo era Menahem Golan. Cuando producía películas junto a su socio Yoram Globus al frente de la Cannon, no era extraño que los directores se encontraran de pronto con que medio presupuesto les desaparecía de pronto. No fue así cuando el propio Golan se puso tras las cámaras para rodar La manzana (The Apple, 1980), una fabulosa épica de la cual también escribió el guion, ya se ocupó él de que el dinero fluyera sin problemas para completar esta gran obra maestra. Si al empezar una película aparece en pantalla "a Golan-Globus production", uno sabe que le espera el cielo o el infierno, sin término medio. Y esta película es celestial psicotronía cinematográfica.

Estamos en el futuro: 1994. Durante la celebración de una especie de Eurovisión del futuro (que parece sobria comparada con el festival auténtico), el dúo Pandi (Grace Kennedy) y Dandi (Alan Love), producto del empresario Mister Boogalow (Vladek Sheybal), arrasan sin dificultad. La aparición del dúo Alphie (George Gilmour) y Bibi (Catherine Mary Stewart) amenaza con romper su reinado, pero Míster Boogalow se encarga de que no sea así. Luego, decide comprar al dúo mientras sigue su campaña para dominar el mundo a través de su negocio musical. Alphie no lo ve claro pero Bibi caerá en las garras corruptoras de Míster Boogalow. ¿Podrá Alphie salvar a Bibi de la corrupción?

Cuando esta película se estrenó fue recibida en todas partes con abucheos y fue un espectacular fracaso comercial y de crítica. Es lo que pasa muchas veces con películas que están adelantadas a su tiempo, la gente simplemente no estaba preparada para la absoluta maravilla que es esta película. Desde el primer minuto el film nos ofrece momento supremo tras momento supremo, gracias a su simplón guion, las "interpretaciones" de sus actores protagonistas y a un diseño de producción tan increíblemente hortera que puede provocar derrames cerebrales. Eso sin mencionar los números musicales, que necesitan su propia palabra para ser descritos ya que "kitsch" o "camp" resultan a todas luces insuficientes.

Contemplad, si no me creéis, estos dos sublimes momentos de la película:



Si habéis visto los vídeos sin reíros ni siquiera un poquito es que estáis muertos por dentro.

Esta es una de esas películas en las que, aunque no sea su intención, estoy todo el rato a favor del malo, en este caso Míster Boogalow (volved a ver el principio del segundo vídeo, solo aparecer ya provoca carcajadas). No solo porque el actor que lo interpreta hace que sea el personaje más divertido de la película, también porque el supuesto héroe, Alphie, es un moñas y un pesado que estas deseando ver hundirse en la miseria. Al parecer, el trabajo de Gilmour como Alphie es el único que ha tenido en el cine, cosa bastante comprensible viendo sus habilidades interpretativas. Aunque tiene un momento en el que lleva la barba más postiza que he visto nunca que es bastante divertido, pero creo que es mérito más de la barba postiza (se supone que es su barba) que de Gilmour, y que lleva a cuestas un niño al que parece que sedaron para que se estuviera quieto y da el efecto de que por alguna razón Alphie lleva consigo un niño muerto.

Caso aparte es el de la actriz de culto Mary Stewart. Su Bibi no tarda ni cinco segundos en enrollarse con Dandi y dejar colgado a Alphie, algo bastante comprensible. Esta película marcaría el destino de Mary Stewart, cuyo currículo incluye otros títulos de culto como La noche del cometa (Night of the Comet, Thom Eberhardt, 1984) y Starfighter: La aventura comienza (The Last Starfighter, Nick Castle, 1984).

Como los más listos ya habréis intuido, La manzana es una de esas películas que son tan malas que son buenas. O, en este caso, tan abismal que es sublime. Sublime por el descacharrante diseño de producción, que crea un mundo hortera a más no poder por el cual se mueven los actores con cara de no saber cómo han ido a parar allí. Resulta comprensible que se haya convertido en una película de culto gracias a la gente que sabe cómo se ha de disfrutar una película de estas características.

Si queréis pasar un rato de delirante diversión, os recomiendo esta genial película. Y si lográis mantener vuestra ropa interior seca a lo largo del film, seguro que la aparición de Míster Topps acabará por lograr que os meéis de la risa.


2 comentarios:

Einer dijo...

Qué descojone mientras leía y veía los vídeos. Está no la he visto y teniendo en cuenta que considero a Menahem y Yoram los cineastas más importantes de la historia, con diferencia además, pues habrá que verla. ¿Alguna forma de conseguirla?, porque me extraña que alguien haya editado esto.

Por cierto, tenían obsesión con el boogaloo, porque recordarás que después del éxito de Breakin' hicieron Breakin' 2: Electric boogaloo. Jajajaj.

Raül Calvo dijo...

Pues está editada en DVD en Estados Unidos. Es de zona 1 y trae subt en castellano, así que puedes comprarla por Amazon y sitios así. Ya ves, así de fácil es conseguir esta maravilla.

Una lástima que no se decidieran a hacer una peli del estilo Invasión USA 2: Boogaloo mortal. Habrían hecho millones, seguro.

Publicar un comentario