14 feb. 2014

Mi proyecto científico (My Science Project)

 
Esta es una de esas películas que soy incapaz de comentar con un mínimo de objetividad, ya que para mí es pura nostalgia. Tenedlo en cuenta mientras leéis mi opinión sobre Mi proyecto científico (My Science Project, Jonathan R. Betuel, 1985).

Michael Harlan (John Stockwell) tiene un serio problema: o presenta un tremendo proyecto científico para la clase de ciencias del señor Roberts (Dennis Hopper), que prefiere que los alumnos lo llamen simplemente Bob, o suspenderá y se quedará sin diploma de graduación. Una noche, acompañado de la empollona Ellie Sawyer (Danielle von Zerneck), Harlan se cuela en un depósito de chatarra del ejército, lugar donde encuentra un extraño aparato que espera le sirva como proyecto. Este extraño aparato, extraído de una nave espacial, se alimenta de energía eléctrica y cuanta más energía tiene más peligroso se convierte ya que crea un enorme portal espacio-temporal. Harlan, Danielle, el amigo del alma de Harlan Vince Latello (Fisher Stevens) y el repelente empollón Sherman (Raphael Sbarge) deberán enfrentar mil peligros intentando cerrar el portal antes de que se trague toda la Tierra.

Betuel había debutado en el cine con el guion de otra película de culto: Starfighter: la aventura comienza (The Last Starfighter, Nick Castle, 1984). Mi proyecto científico guarda bastantes similitudes con Starfighter: ambas tratan sobre adolescentes que se ven envueltos en épicas aventuras de ciencia ficción que les ayudarán a madurar. Por desgracia, Mi proyecto científico se estrenó el mismo verano que otros mastodontes del cine palomitero como fueron Los Goonies (The Goonies, Richard Donner, 1985), Regreso al futuro (Back to the Future, Robert Zemeckis, 1985), La mujer explosiva (Weird Science, John Hughes, 1985) o De pelo en pecho (Teen Wolf, Rod Daniel, 1985); así que la película pasó bastante desapercibida en el momento de estrenarse en el cine.

Por suerte, la vida de las películas ya no se acababa una vez salían de la cartelera, y Mi proyecto científico se benefició de una segunda vida en el mercado del vídeo doméstico, que fue donde servidor la descubrió.

La película es muy ochentera y eso forma parte de su encanto. La forma de hablar de los personajes, el estilo de vestir, la música, todo se conjura para que el espectador reviva de nuevo una época de la misma manera que el aparato alienígena abre un portal hacia otros tiempos, espacios y dimensiones. Sin embargo, la película destaca especialmente por la parte en que el instituto se convierte en un mundo aparte en el que los protagonistas se ven atrapados. Los efectos visuales y prácticos son de lo mejor de la época y yo destacaría en particular la aparición de un tremendo dinosaurio.

Su tono ligero, con grandes dosis de comedia, hace que el film se pase bastante rápido, incluso hoy día. El reparto está bastante bien, incluida la típica empollona de la época: una chica guapa con gafas, en el cual destaca Hopper haciendo una ligera parodia de si mismo.

En fin, ya he dicho al principio que mi gusto por esta película se basa más en la nostalgia que en cualquier objetivo valor cinematográfico. De todos modos, dadle una oportunidad, puede que también os haga disfrutar como a mí. Me disculpo por la calidad del tráiler, pero es el único que he encontrado.


0 comentarios:

Publicar un comentario