4 jun. 2010

San Valentín sangriento (My Bloody Valentine)


Esta producción canadiense es uno de los mejores slashers de la historia. Estrenada en 1981, cuando el género estaba empezando, fue producida, entre otros, por Lawrence Nesis, John Duning y André Link que forman parte del mismo equipo que también nos ofrecería otro clásico del género: Cumpleaños mortal (Happy Birthday to Me, dir. J. Lee Thompson, 1981). La película fue escrita por Stephen A. Miller (también productor) y John Beaird y dirigida por George Mihalka.

Una de las razones por las que ha perdurado el encanto de esta película reside en que no hay ninguno de los tópicos y situaciones que luego se harían lugar común. Las razones de ello son, por un lado, que fue producida muy pronto en la cresta de la ola, cuando todavía no se habían enquistado situaciones plagiadas de la serie Viernes 13. Por otro lado tenemos la inusual ambientación de la película: un pueblo minero. Sus protagonistas no son pijos adolescentes con mucho tiempo en sus manos, sino mineros y gente trabajadora. Su argumento no parece muy llamativo: en 1961 se produce una terrible explosión en la mina Hanniger, sita en el pueblo Valentine Bluffs. La explosión coincide con el baile de San Valentín que se celebraba en ese momento en el pueblo. El único superviviente de la catástrofe es Harry Warden, que en un ataque de locura asesina a varias personas y amenaza con volver a hacerlo si se vuelve a celebrar un baile de San Valentín en el pueblo. Veinte años más tarde, se prepara un baile de San Valentín y empiezan de nuevo los asesinatos.

Si bien el argumento parece muy tópico, la dirección de Mihalka y el suspense de la historia del guión de Beaird consiguen elevar el material. Mihalka crea una efectiva atmósfera de misterio, especialmente en la parte final de la película. El conflicto del triángulo amoroso entre sus tres protagonistas y lo poco ortodoxo de sus personajes hace que nos interesemos en que les sucederá, aumentando así el suspense.



La primera vez que vi My Bloody Valentine me gustó por como contaba su trama y lo elaborado del suspense. Sin embargo, me descolocó que no hubiese nada de sangre y no se viese nada de los asesinatos que además no parecían muy bien editados. Entonces no lo sabía pero, como explican muy bien en el documental Going to Pieces: The Rise and Fall of the Slasher Film, My Bloody Valentine fue severamente atacada por la censura de la MPAA, que quería parar la fiebre de películas de terror sangrientas que se estaban estrenando cada semana. Se ensañaron con ella pero, por fortuna, se ha podido restaurar el metraje eliminado en su momento y ahora podemos disfrutar de una versión sin censurar que mejora mucho la película. La brutal implacabilidad del asesino queda bien plasmada en pantalla y también el trabajo de los editores Gérald Vansier y Rit Wallis que junto al director Mihalka crearon unas fabulosas secuencias de asesinatos. Tampoco se nos puede pasar la mención al increíble trabajo de efectos especiales que por fin podemos ver en toda su gloria.



Esta fantástica edición sin censura la podemos disfrutar en la edición especial en DVD que editó Lionsgate con motivo del estreno del remake que habían producido: San Valentín sangriento 3D (My Bloody Valentine 3D, 2009). En España sólo se encuentra la versión censurada de la triste edición (sin extras) que sacó la Paramount. Por tanto os recomiendo que compréis la edición especial de importación.

Y ya que lo hemos mencionado, vamos a comentar un poco el remake. Fue escrito por Todd Farmer (guionista también de Jason X) y Zane Smith y dirigido por Patrick Lussier. Cambian bastante los detalles de la historia si bien la linea principal se mantiene: una masacre y diez años después se repiten los asesinatos. Se mantiene el triángulo amoroso, pero los protagonistas ya no son mineros sino los jóvenes atractivos habituales en las producciones actuales de terror. La película me pareció bastante divertida y entretenida como muestra de su género, pero no creo que tenga el mismo valor que tiene el original que era diferente a lo todo lo que se hacía entonces. El remake creo que sólo lo disfrutarán auténticos fans del slasher.

0 comentarios:

Publicar un comentario