22 sept. 2014

The Battery

 
Desde que el cine de zombis se puso "de moda", he visto con horror como lo que era el punk del cine de terror se convertía en blandipop para todos los públicos. El 99% de las películas que se estrenan, ya sea en grandes o pequeñas pantallas, no son más que refritos sin una pizca de originalidad que repiten la misma historia apocalíptica una y otra vez. Una y otra vez. Y otra más. Lo que me hace sentir nostalgia por aquellos días en los que las películas con muertos vivientes ofrecían todo tipo de historias, desde venganzas de ultratumba a experimentos demenciales, y no el mismo escenario una y otra vez. Y otra vez más.

Pero si el 99% es prescindible morralla, eso significa que hay un 1% de estas películas que ofrece algo interesante, algo que se aparta de las repeticiones continuas y los plagios de George A. Romero. Como la película que os traigo hoy: The Battery (Jeremy Gardner, 2012).

Si habéis visto esta película, os haya gustado o no, es posible que me digáis: "oye, esta peli no tiene una historia muy original, precisamente". Es cierto que, a priori, The Battery plantea un escenario en el que se ha producido el llamado "apocalipsis zombi" que hemos visto ya centenares de veces, por el que deambulan/sobreviven los dos protagonistas del film, Ben (Jeremy Gardner) y Mickey (Adam Cronheim). Pero si bien no es un film con una historia original, sí que resulta interesante en su planteamiento y desarrollo.

The Battery es más bien un drama, o un drama zombi, en el que el centro del film es el desarrollo de estos dos personajes y cómo se desarrolla su relación, cómo entra en conflicto la manera que tienen ambos de afrontar lo que les está pasando. Y es aquí donde brilla el film, que de hecho podría tratarse de cualquier situación apocalíptica, los zombis no son más que una excusa. Seguramente si la película se hubiera rodado hace 30 años el escenario sería un apocalipsis nuclear.

A medida que uno va conociendo a los personajes, se va involucrando más en el desarrollo, hasta estar completamente implicado en lo que sucede en la pantalla. En este sentido, es un film muy logrado e interesante, pero las afirmaciones del tipo "es la mejor película de zombis de la década" son exageradas. Es cierto que es mejor que la media, pero tampoco es una gran obra maestra.

No hay que creerse demasiado el hype que la precede, pero es verdad que cinco minutos de esta película son más interesantes que toda una temporada de The Walking Dead.


0 comentarios:

Publicar un comentario