4 sept. 2014

Leviathan versus Profundidad seis versus La grieta

 
Cuando se anunció Abyss (The Abyss, James Cameron, 1989) parecía que iba a ser la gran película del año. Se estaban desarrollando nuevas técnicas de efectos visuales, grandes tanques para rodar escenas nunca vistas... Iba a ser una gran épica. Lo cual hizo que varios estudios se pusieran en marcha para estrenar sus propios títulos submarinos para aprovechar el éxito del film de Cameron. Lo que en Hollywood llaman "simple casualidad".

Finalmente la película de Cameron no funcionó como se esperaba (aunque el montaje del director es una película que me gusta bastante), pero de todos modos se estrenaron otras tres películas de argumento parecido. Lo que hay que destacar es que, mientras The Abyss es una película que combina acción, suspense y ciencia ficción, las tres películas que se estrenaron a remolque de ella son cintas de terror al más puro (y glorioso) estilo serie B (y es por ello que el film de Cameron no está incluido en esta batalla). Por supuesto, esto fue resultado de la vaga sinopsis que se sabía cuando The Abyss entró en producción, que simplemente hablaba de una instalación submarina que descubre algo extraño en las profundidades del océano.

 
Sin más preámbulos, ¿preparados para la gran batalla del terror submarino?

Estas películas primero las alquilé, me hice copias en vídeo y las vi bastantes veces en su momento, con lo que con el tiempo se mezclaron las tres en mi cabeza debido a lo parecidas que eran entre sí. Para diferenciarlas, las ordené así:

Leviathan: El demonio del abismo (Leviathan, George P. Cosmatos, 1989): Sale Robocop y un cazafantasmas.

Profundidad seis (DeepStar Six, Sean S. Cunningham, 1989): Sale unos de los ejecutivos que sale en Robocop y el tío de las gafas de El príncipe de las tinieblas.

La grieta (The Rift, Juan Piquer Simón, 1990): Sale uno de los malos de Robocop y el militar que parece que todo el rato que está cabreado de La chaqueta metálica. Pero hoy día destacaría que sale Pocholo (!).

Profundidad seis fue la primera en estrenarse. De las tres, esta es la que más parece Aliens bajo el agua. Principalmente porque las situaciones por las que pasan los tripulantes de la estación submarina donde transcurre la acción pasan por los mismos problemas, añadiendo que se acaba el oxígeno (algo que pasa en todas estas cintas). Aquí, los protagonistas se enfrentan a un monstruo salido de una cueva que queda al descubierto cuando la demuelen.

Se mueve bastante rápido y tiene buenas dosis de acción. Las interpretaciones están bastante bien, así como los efectos están muy logrados. Bastante sangrienta.

Luego llegó Leviathan, que como ya le dediqué un artículo que podéis leer aquí, no me detendré para ir directamente a La grieta. El film de Simón es puro desmelene, desmadre y desenfreno. Los protagonistas salidos directamente de la serie B más B se enfrentan a una serie de monstruos creados por los experimentos genéticos de una malvada compañía. A risa por minuto, la película avanza a toda velocidad, salpicada de momentos gore pasados de vuelta realmente fantásticos. El resultado final es una locura que no es ni normal.

¿Cuál es, para mí, la mejor de las tres? Bueno, Profundidad seis tiene bastante acción y se mueve a un buen ritmo, pero hacia el final pierde algo de gas y es bastante rutinaria. Mientras que, aunque Leviathan es más lenta al principio, hacia el final es más interesante, los efectos de maquillaje y especiales resultan más originales y el reparto es mejor. Y luego tenemos La grieta, que con su ciencia ficción de bolsilibro, su psicotrónico reparto y sus monstruos delirantes es un film casposamente inolvidable.

En este caso, diría que hay un perdedor, en lugar de un ganador. El perdedor es Profundidad seis, la única de estas películas por la que no he sentido la necesidad de actualizar a DVD o Blu-ray, en caso de que lo hubiera, algo que sí he hecho con las otras dos. De hecho, la idea para este artículo se me ocurrió con la llegada en Blu-ray de Leviathan.

Leviathan es ideal para cuando quieras ver algo de serie B más "serio" y La grieta para cuando quieras reírte con una película que convierte lo cutre en arte. Vosotros podéis decidir cuál es la que más os convence echando un vistazo a los tráileres (fijaos que en el tráiler de La grieta para su edición en vídeo, con el título Endless Descent, se hace una referencia a Profundidad seis):




0 comentarios:

Publicar un comentario