17 nov. 2011

El Hulk de Ang Lee


El Hulk (2003) de Ang Lee creo que merece ser reconocido como una de las mejores adaptaciones de un cómic que se han hecho hasta ahora. Cuando se estrenó El increíble Hulk (The Incredible Hulk, Louis Letterrier, 2008), parecía haber un sentimiento mayoritario que parecía decir que la anterior película de Ang Lee no era muy buena, había sido un fracaso, y etcétera, etcétera. Todo ello a pesar de que tanto a Ang Lee como a Eric Bana se les pidió que repitieran, y que ambos declinaron la oferta.

Tanto quejarse de que los estudios infantilizan los cómics a la hora de llevarlos a la pantalla y que no se los toman en serio, y cuando alguien lo hace se quejan de que la película es demasiado seria. A veces el fandom me repatea bastante los bemoles.

Cuando fui a ver al cine Hulk, temí que fueran dos horas de La Masa pateando coches y helicópteros, destrozando mobiliario urbano y nada más. Pero el film de Ang Lee me sorprendió muy agradablemente al centrarse en la pesadilla de Bruce Banner (Bana), ya que ésa era la historia que a mí me interesaba, la historia de un hombre que intenta evitar convertirse en un monstruo. Ésa es la película que quería ver y ésa es la película que vi y mucho más.

A Bana hay que sumarle la bella y talentosa Jennifer Connelly, el gran Nick Nolte y el eterno cowboy Sam Elliott, los cuales crean el gran reparto que logra que la película sea algo más que pura acción, le añade dramatismo y profundidad al interpretar el guion con reminiscencias de tragedia griega que el equipo de guionistas bajo la tutela de Ang Lee construyó. El desarrollo de los personajes dentro de una sólida historia con peso emocional y dramático permite que las espectaculares escenas de acción surjan de modo natural, en lugar de caer en la típica estructura de "peli porno" que por desgracia parece imperar en el cine de acción: escenas de exposición que rápidamente llevan a las secuencias de acción, sin desarrollo de ningún tipo.

En otras palabras, el Hulk de Lee se parece bastante al tipo de cómic de superhéroes que me gusta leer, como la etapa de Claremont en la Patrulla X o Hulk: Banner de Brian Azzarello y Richard Corben.

Tampoco podemos dejar de lado el aspecto visual. Lee, para enfatizar la sensación de que estábamos "leyendo" un cómic, creó todo un juego de pantallas partidas y transiciones que le dan un look único. Y los efectos especiales son fantásticos. Sí, Hulk parece un poco falso pero ése es el problema de construir figuras humanas usando CGI, un problema que aún hoy no se ha resuelto, ¿o me vais a decir que el Jeff Bridges joven de TRON: Legacy (Joseph Kosinski, 2010) os pareció muy real? Lo cierto es que en el momento de filmar la película llegaron hasta el límite de lo que era posible hacer, y algunas escenas, como la lucha con los perros mutados, eran originalmente más ambiciosas pero tuvieron que ser recortardas debido a que su coste habría sido prohibitivo. Y la verdad es que me gusta tanto la película que cuando la veo me da igual el realismo o la falta de éste que tiene Hulk, ya que estoy plenamente implicado en lo que me están contando.

El increíble Hulk me gustó, pero era el Hulk de Lee sin el drama ni el argumento. De modo que para mí Hulk es la gran película de La Masa que siempre he querido ver, cosa que hago no pocas veces. Así como un gran título dentro del género superheroíco, junto a El caballero oscuro (The Dark Knight, Christopher Nolan, 2008) y la versión Richard Donner de Superman II (1980).

8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

a mí también me gusto mucho esta película, y creo que es la que mejor refleja el universo de este personaje.
Como tú dices, la forma que tiene Ang Lee de contarnos la película, con todas esas extrañas transiciones y patallas partidas que, no sólo hacen que parezca que te estás leyendo un cómic, sino que visualmente hablando, convierte a la película en una pieza bastante original.

la verdad, no entiendo por qué tanta gente dice que esta película es mala... imagino que todos los que lo dicen no se han leído un cómic de este personaje en sus vidas.
Y si, a veces el fandom resulta bastante repelente, contradictorio e incomprensible.

Raül Calvo dijo...

Pues nada, estamos de acuerdo. Con unos cuantos más ya podemos conquistar el mundo!

Evil E. dijo...

Desde luego fue extraño la reacción negativa y la sensación de fracaso tras el estreno del Hulk de Ang Lee, porque es una peli muy digna y que merece mucho la pena, sobre todo viendo las adaptaciones que estan saliendo como churros.
También me gustó la intervención de Nick Nolte, que es un gran actor, pero que en esta ocasión esta pasadismo de vueltas, casi tanto como Pacino en Scarface.

Raül Calvo dijo...

Las pintas que Nolte se dejó para la película le complicaron la vida cuando le detuvieron por conducir bebido, ja ja! Pero sí que es extraña esa reacción. Supongo que se diluyó bastante la negatividad hacia Hulk de Ang Lee después de que se estrenara el reboot.

Luis Cifer dijo...

A mí aburrió bastante. Lee busca una profundidad psicológica que ni los cómics han tenido nunca. Todo el rollo con su padre era bastante chirriante, cuando el padre también adquiere superpoderes es para salir del cine corriendo.

Raül Calvo dijo...

Luis Cifer, yo no sé que cómics has leído, pero los que yo he leído sí tenían profundidad psicológica. No eran simplemente bestias pardas hipermusculizadas dándose de hostias, porque eso a mí me aburre leerlo y verlo. Si la película no te gustó, es otra cosa, pero no digas que los cómics no tienen profundidad psicológica, porque sí la tienen ya que pueden desarrollar un personaje a lo largo de varios números.

Luis Cifer dijo...

Yo leí los cómics de Hulk de los años 80, aquellos que dibujaba Sal Buscema. No creo que tuvieran la profundidad psicológica del film, nada de traumas familiares ni nada de eso. Eran sobre un tipo que se convierte en un monstruo que lo destrozaba todo. YA sabes que todo es opinable, a mí lo de el padre absorbente de cualidades de materiales me pareció una salida de tiesto que no casaba con el presunto enfoque serio del personaje de Bruce Banner y sus traumas. Pero es una opinión.

Raül Calvo dijo...

Es que has de considerar que la historia del personaje empieza en los 60, con Stan Lee y Jack Kirby, y ahí sí que hay una dosis de profundidad psicológica (teniendo en cuenta la época), ya que a Stan Lee le gustaba centrarse en las miserias y desgracias de sus héroes, como ya había hecho con los 4 fantásticos, Spiderman y luego Daredevil; personajes cuyas vidas estaban llenas de dramas y traumas. El padre que absorbe cualidades materiales está inspirado en un villano de los cómics: el hombre absorbente, así que no está del todo fuera de lugar. En fin, a mí sí me gustó el enfoque.

Publicar un comentario