2 nov. 2011

Alguien voló sobre el nido del cuco (One Flew Over the Cuckoo's Nest)


A primera vista, Alguien voló sobre el nido del cuco (One Flew Over the Cuckoo's Nest, Milos Forman, 1975) parece un drama bastante claro y directo: la lucha de R. P. Murphy (Jack Nicholscon) contra la represiva y autoritaria enfermera Ratched (Louise Fletcher) en una institución mental es una reflexión sobre la libertad hecha con el estilo realista propio de los 70. Sin embargo, partiendo de la novela original de Ken Kesey, podemos intuir que hay una profundidad y una serie de alegorías más amplias de lo que podría pensar el espectador casual, que me propongo comentar brevemente. Antes aclarar, eso sí, que esto no es una parodia como la que hice en Debbie Does Dallas. Esto va en serio. De verdad.

Estaba de pie, erguido, brazos cruzados sobre el pecho y ojos fijos en la lejanía, es decir en la pared. (...) Es curioso, no tiene ni una arruga en la cara. Después de la caza y el acoso... parece que acabara de pasar tres semanas en un balneario; sereno, no hay duda. Así describía Tom Wolfe a Ken Kesey cuando éste salió de la cárcel por posesión de drogas en su libro Gaseosa de ácido eléctrico (editorial Jucar). En Gaseosa, Wolfe hace un retrato de la cultura de las drogas, de la cual Kesey era una figura central, de hecho originalmente el libro surge como una artículo periodístico sobre la huida de Kesey a México.

Kesey fue una figura esencial dentro de la contracultura, especialmente tras la publicación de Alguien voló sobre el nido del cuco (la edición que tengo es de RBA). La novela surge después de que Kesey trabajara un tiempo de celador en un hospital para veteranos de guerra y se convenciera de que la gente que estaba allí no estaba loca, sino que habían sido apartados de la sociedad por sus ideas y actitudes diferentes. De ahí que el narrador de la novela sea uno de los internos. Es decir, para aquellos que no la hayan leído, la historia está explicada desde el punto de vista del indio que se hace pasar por mudo (Will Sampson en la película) y es testigo de todo lo que sucede. La narración de los eventos en el hospital psiquiátrico se ve entremezclada con la narración de sucesos de su propia vida, lo que le da un toque de realismo mágico.

El tema subyacente de la novela, como la sociedad aplasta o aparta a aquellos que no encajan dentro del sistema, fue trasladado a la pantalla de manera que se crea una alegoría sobre la sociedad. No podemos olvidar que la película fue creada en un momento donde las protestas sociales y las reivindicaciones políticas estaban a la orden del día. De modo que incluso dentro de Hollywood podían crearse películas subversivas y contestatarias.

El juego de alegorías lo encontramos ya en el titulo mismo. "Cuco" es una manera que tienen en inglés de referirse a una persona que está loca, así que el "alguien" del título se podría referir a Murphy, entendiendo "el nido del cuco" como una referencia al manicomio. Pero, como podemos pensar al final, ese "alguien" también puede referirse al jefe Bromden, que es realmente el que acaba escapando.

Centrándonos en el film, el manicomio funciona como una alegoría de la sociedad occidental. Por un lado tenemos a la enfermera Ratched, la figura autoritaria que aprovecha el poco poder que tiene para imponer su voluntad y dominar a los pacientes, y por otro lado tenemos a Murphy, representando los movimientos contestatarios y rebeldes. Atrapados entre ambos estarían los pacientes, que seríamos nosotros.

Y digo atrapados entre ambos porque, en el fondo, Murphy y la enfermera Ratched no son tan diferentes entre sí (¿os resulta familiar la expresión: "los extremos se tocan"?): ambos manipulan a los pacientes para conseguir sus propios objetivos y satisfacer sus necesidades. Ambos tienen objetivos egoístas. Se puede argumentar que la manipulación que ejerce Murphy es más beneficiosa para los pacientes ya que intenta romper con la dictadura de Ratched, pero su objetivo sigue siendo su propio beneficio.

De ahí que, finalmente, el único que consigue ser libre es el indio Bromden, ya que rompe con las ataduras que le han impuesto y encuentra la fuerza para huir y vivir libre al margen de la sociedad. Es la influencia de Murphy el que provoca que Bromden encuentre esa fuerza, pero no gracias a Murphy es libre. Se libera por sus propios medios.

Desde mi punto de vista, esto hace que Bromden sea el personaje más interesante de la película. Primero por la forma que tiene de abstenerse de participar en el sistema haciéndose pasar por mudo. Eso lo convierte en una fuerza disidente sutil, tal vez poco efectiva, pero desde luego le proporciona cierta sensación de dominio del propio destino. Luego, claro, por como consigue liberarse tras acabar con Murphy. Es de notar que justo antes de matarlo, Bromden le dice "te vienes conmigo", indicando que el espíritu rebelde de Murphy es el que se lleva, convirtiéndolo en una leyenda, un mito que la lobotomía no destruye.

Esta lobotomía, ya que la mencionamos, creo que es una efectiva representación de como el sistema acaba incorporando y homogeneizando todos los movimientos revolucionarios (de los hippies al punk) que surgen de forma periódica en nuestra sociedad.

Todo esto es mi lectura de la película, lo cual no quiere decir que la película sea así. Pero espero que os anime a repasarla y verla de una manera distinta a como hacíais hasta ahora.

7 comentarios:

daniel dijo...

Me encanta lo que has escrito; este film tiene multiples lecturas y concuerdo bastante con lo que expuesto. Alguien volo sobre el nido del cuco tiene una premisa interesante sobre el enfrentamiento de libertad que parece agarrar dos polos, una libertad fisica, asi como una libertad mental. Y a pesar de que pareciera que Nicholson perdió la batalla despues de la lobotomía en el fondo ganó, no siendo libre él, pero logrando a traves de sus intenciones que otro sea libre, una ayuda indirecta. Luego cabe destacar los enfrentamientos entre la enfermera Ratched y Murphy son chispiantes y de un logro excepcional, expresado en unas esplendidas interpretaciones. Si hay algo que critico del film es que tarda en arrancar, pero una vez que lo hace nos sumergimos en su propuesta tan interesante y atractiva.

Saludos!

Raül Calvo dijo...

Efectivamente, esta película tiene múltiples lecturas. También resulta interesante pensar como trataría Murphy a los internos si se los encontrara fuera, por la calle.

Que tarde en arrancar para mí no es un incoveniente, ya que te permite familiarizarte con el lugar y los personajes un poco antes de entrar en el meollo del asunto. Algo que encuentro a faltar en algunos casos.

Saludos.

ATTICUS dijo...

Es una pelicula maravillosamente loca,la interpretacion de Jack es inmensa,quizas de lo mejor que ha echo.

Einer dijo...

Qué buena es esta peli. Mi interpretación también es similar a la que has puesto. Jack Nicholson está genial como dice Atticus pero Will Sampson y Louise Fletcher no le van a la zaga. Bueno, de hecho, todos. Es una peli con grandes interpretaciones.

Raül Calvo dijo...

Atticus, no sé si "maravillosamente loca" sería las palabras que utilizaría, teniendo en cuenta cómo acaban los personajes.

Einer, el acierto a la hora de construir el reparto es una de sus mejores cualidades, desde luego. Si no habéis leído la novela, también la recomiendo.

ATTICUS dijo...

Raul es una expresion con la que quise dar referencia al tema de la locura que tratan y que me parece una maravilllosa pelicula.
Sin pensar en su final simplemente en una buena y grande pelicula.

Raül Calvo dijo...

ok!

Publicar un comentario