12 jul. 2010

Creepshow



George A. Romero y Stephen King llevaban tiempo hablando de hacer un proyecto juntos desde que King publicó la versión abreviada de Apocalipsis (The Stand). Si bien la adaptación de esta novela no llegó nunca a hacerse realidad, en 1982 King y Romero se juntaron para hacer la película antológica Creepshow.

La película es un honesto homenaje a los cómics E.C. que se publicaron en los primeros años cincuenta los cuales fueron atacados por el Senado de los Estados Unidos y víctimas de una censura oportunista por parte de los editores de cómics que querían que echar del negocio al editor William M. Gaines y su exitosa línea de cómics de terror. Estos tebeos adelantados a su tiempo se siguen leyendo hoy en día gracias a la calidad de los artistas que trabajaron en ellos, en su momento fueron leídos por unos jóvenes Romero y King. De hecho, la influencia de estos tebeos ha sido ampliamente comentada por el propio King, no sólo en su ensayo sobre el género Danza Macabra sino también por ejemplo en la nueva introducción que escribió para la relativamente reciente nueva edición ilustrada de Salem's Lot.

Las historias que aparecen en esta película siguen todas el estilo E.C.: venganzas de ultratumba, monstruos, adulterios, gente que muta y mucho humor negro. Toda la película tiene un tono de ironía y humor negro que recoge de esos tebeos y que en un primer momento descolocó a aquellos que esperaban una película de terror más seria. Este tono de diversión cómplice lo enfatizó Romero usando en la película continuamente carteles típicos de los cómics, encuadres que imitan viñetas de cómic, colores chillones y transiciones basadas en los tebeos. 

La Scream Queen Adrienne Barbeau

Al igual que en los cómics E.C., la película consta de cinco historias, además de una sexta historia que sirve de nexo de unión y que gira en torno a un severo padre que castiga a su hijo por leer basura como Creepshow. De las cinco historias mi favorita es "La caja". Protagonizada por Hal Holbrook, Fritz Weaver y la suculenta Adrienne Barbeau que ofrece una muy buena actuación ya que, sin trucos de maquillaje, parece mayor de lo que era cuando la hizo y también muy poco atractiva, algo que no muchos actores pueden hacer.

En general la película resulta divertida y realmente pasas un buen rato, aunque el último relato que cierra la película sobre un millonario ermitaño obsesionado por los microbios y la suciedad resulta bastante flojo. La película contó con Tom Savini como encargado de los efectos especiales, lo que contribuye a que la película se vea muy bien todavía. Destaca el diseño de los muertos vivientes que siguen un diseño que recuerda a los que aparecían en los tebeos E.C.

Como curiosidad, Stephen King protagonizó una de las historias, "La solitaria muerte de Jordy Verrill", fragmento que fue cortado en la exhibición en cines de España por razones desconocidas, pero el fragmento fue reinsertado en la edición en vídeo, así que yo no supe este hecho hasta que lo vi mencionado en la portada de la adaptación en cómic (más sobre ella luego), ya que vi la película en vídeo por primera vez.

La película generó dos continuaciones: Creepshow 2 fue dirigida por Michael Gormick y contó con un guión de George A. Romero que adaptaba tres historias de Stephen King. El resultado fue bastante mediocre y únicamente la historia central, titulada "La balsa", resulta entretenida; las otras dos son bastante olvidables. Creepshow III dirigida por Ana Clavell y James Glenn Dudelson, no guarda ninguna relación con las dos anteriores y se usó el título para obtener una mayor ganancia comercial. La auténtica tercera parte de la serie es El gato infernal (Tales from the Darkside: The Movie, John Harrison, 1990), producida por Romero y continuadora del espíritu de Creepshow, además de llevar a la gran pantalla la serie en cuya creación también estuvo involucrado Romero.

Dejando de lado las películas, Creepshow destacó también por tener algo inaudito: una gran versión en cómic. Normalmente las adaptaciones de películas a cómics no destacan por su calidad, si bien son interesantes para los fans ya que normalmente contienen escenas eliminadas o secuencias que difieren de la versión definitiva en pantalla ya que se realizan cuando la película todavía está en producción. En este caso la versión en cómic de Creepshow fue llevada a cabo por un maestro del cómic y en especial del cómic de terror: el gran e inigualable Berni Wrightson. Wrightson hizo un gran trabajo recreando un cómic E.C.  y como siempre cada una de sus páginas es un regalo para la vista. Wrightson también hizo las ilustraciones que acompañaron a las novelas de Stephen King: El ciclo del hombre lobo y la versión íntegra de Apocalipsis. En España fue editada por la añorada Toutain, la cual editaba también Creepy y otras obras maestras del cómic, y tuve la suerte de encontrar un ejemplar en buen estado por cuatro duros en el Mercado de San Antonio. Han pasado más de quince años desde entonces, pero es posible que aún podáis encontrar algún ejemplar a la venta por Internet o en alguna tienda de cómics que tenga un buen fondo de catálogo.

Creepshow hasta ahora no ha sido editada en DVD, cosa que sí lo han sido las continuaciones incomprensiblemente, pero se puede encontrar en Blu-ray, sin extras. La edición americana no contiene ningún extra. Yo recomiendo la edición inglesa de dos discos en DVD y también Blu-ray que sale muy bien de precio y contiene escenas eliminadas, audiocomentarios y un documental de 90 minutos sobre la concepción del filme titulado Just Desserts: The Making of Creepshow.


0 comentarios:

Publicar un comentario