26 may. 2010

Bahía de sangre (Reazione a catena aka Antefatto - Ecologia del delitto aka Bay of Blood aka Twitch of the Death Nerve aka La baie sanglante)


Uno de las muchas obras maestras que dirigió Mario Bava, Bahía de sangre (1971) pasará a la historia como una de las películas fundamentales en lo que luego se conocería como slasher y por la habilidad de Bava de mostrar los más horribles crímenes de la manera más bella posible.

La condesa Federica Donati (Isa Miranda) es asesinada por su marido el conde Filippo Donati (Giovanni Nuvoletti). Justo después el conde es asesinado por una mano misteriosa. Empieza así la reacción en cadena a la que hace referencia el título original, una reacción que consiste en una serie de asesinatos a cada cual más sangriento y en la que se verán implicados la hija del conde y su marido (Claudine Augier y Luigi Pistilli), el hijo de la condesa (Clauido Camaso) y todo aquél que muestre interés en adquirir la disputada bahía.

La compleja e intrincada historia que idearon Mario Bava, Dardano Sachetti, Franco Barberi, Filippo Ottoni y Giuseppe Zaccariello obliga al espectador a estar muy atento a todos los detalles para poder entender qué es lo que sucede. La historia tiene una fuerte base moral en la cual se condena la avaricia que domina a los personajes por poseer la bahía. Es esta avaricia la que los lleva a tener una horrible muerte. Es curioso como este motivo sería cambiado en el slasher americano por el sexo. Algo indicativo de ambas sociedades: en una se condena la avaricia, en la otra el sexo. Aunque siendo honestos, también la última maravilla de Sam Raimi Arrátrame al Infierno (Drag Me To Hell, 2009) es un cuento moral sobre la avaricia.

Los trece diferentes asesinatos que nos muestra la película resaltan por su increíble realismo, cortesía de Carlo Rambaldi (creador de E.T.). Algunos asesinatos serían copiados directamente en Viernes 13. 2ª Parte, y toda la estructura del film sería imitada por casi todos los slashers y bodycounts que se estrenaron a partir de finales de los setenta. Ninguno de ellos, claro, contó con la habilidad y el talento de Bava, que también ejerció de director de fotografía, a la hora de retratar los crímenes con estilo.

Bahía de sangre es un gran clásico imprescindible para los aficionados al giallo, al slasher y al cine en general.

0 comentarios:

Publicar un comentario