14 may. 2010

Boogie Nights


Escrita y dirigida en 1997 por Paul Thomas Anderson, Boogie Nights es una disimulada biografía del actor porno John Holmes y del negocio del porno de finales de los setenta a mediados de los ochenta. Es un film coral que cuenta en su reparto con: Mark Wahlberg, Heather Graham, Julianne Moore, Burt Reynolds, John C. Reilly, William H. Macy, Melora Walters y un largo etcétera.

La película se inicia en los días despreocupados de los setenta. Eddie Adams (Wahlberg) se gana la vida de fregaplatos en una disco y se saca un sobresueldo enseñando el enorme pene que tiene a todo aquel que le pague suficiente. Allí será descubierto por Jack Horner (Reynolds) que lo convertirá en la estrella del porno Dirk Diggler (juego de palabras, suena parecido a dick digger, algo así como "polla excavadora"). Se inicia así la primera parte de la película, más optimista, representando los setenta con colores saturados muy cálidos. Luego, para la segunda parte que muestra la decadencia de los ochenta, los colores se van desaturando, marcando también el paso del cine porno al vídeo porno. Los personajes se verán plagados de problemas con las drogas, con la familia y con el desprecio que provoca en una sociedad puritana dedicarse al porno.

A día de hoy, Boogie Nights sigue siendo la película de Paul Thomas Anderson que más me gusta por encima de otros títulos como Magnolia y There Will Be Blood. La razón principal es que en Boogie Nights hay un mayor equilibrio en el drama y no entra en los terrenos melodramáticos posteriores. Igualmente hay su dosis de violencia y desgracias personales, pero no tan devastadoras como en sus posteriores films. También tiene unos toques de humor que desaparecen en sus posteriores películas.

Boogie Nights retrata de forma certera el ascenso y caída del porno. En los setenta, cuando se estrenaron por primera vez de forma legal en los cines, el porno era una moda. Las películas X recaudaban millones en taquilla. La decadencia llega en los ochenta con el vídeo. Cuando las películas empiezan a rodarse directamente en vídeo pierden (más) calidad. Momento representado en el film con la inicial negativa del personaje de Reynolds, Jack Horner, de rodar en vídeo, porque él es un director de cine. Naturalmente se verá obligado a rodar en vídeo, entonces le vemos sentado en su silla de director con cara de asco/aburrimiento. También retrata como los actores y actrices porno sobreviven cuando no están ante las cámaras. Significativo es el retrato que se hace de Rollergirl (Heather Graham) que representa a las actrices que empiezan muy jóvenes en el mundo del porno y como les afecta, lo muestren o no.

En una película ambientada en los setenta y ochenta hay que destacar la banda sonora. Como suele ser habitual en las películas ambientadas en este periodo hay una buena selección de clásicos que son típicos de la época. Tal vez demasiado, por mi parte habría agradecido la inclusión de temas un poco más desconocidos.

Si no la visteis en su momento en el cine o no la habéis pillado en vídeo, es un gran título a descubrir.

0 comentarios:

Publicar un comentario