22 may. 2010

Carretera al Infierno (The Hitcher)


Clásica cinta de terror estrenada en 1986, Carretera al Infierno (The Hitcher, Robert Harmon) es un gran ejemplo de como convertir una historia poco original en una poderosa y única pesadilla.

Todo empezó con un guión escrito por Eric Red (también guionista junto a Kathryn Bigelow de sus films Los viajeros de la noche y Acero azul, guionista y director de Cuerpo maldito (Body Parts, 1991)). En el comentario incluido en el DVD, Red explica que se inspiró en el clásico de los Doors Raiders on the Storm para crear la historia, concretamente en la siguiente estrofa:

There's a killer on the road
Hay un asesino en la carretera
His brain is squirmin like a toad
 Su cerebro se retuerce como un sapo
Take a long holiday
 Tómate unas largas vacaciones
Let your children play
 Deja a tus hijos jugar
If you give this man a ride
 Si llevas a este hombre
Sweet family will die
 La dulce familia morirá
Killer on the road
 Asesino en la carretera



Sin embargo, recuerdo leer una entrevista en Fangoria, en la época que estaba rodando Cuerpo maldito, en que Red aseguraba que la película se basaba en una mala experiencia que había sufrido mientras trabajaba como taxista. Sea como sea, escribió un guión donde explicaba la terrible pesadilla en la que se ve envuelto un joven que viaja solo en coche cuando recoge a un desconocido una noche de tormenta. Después de que el desconocido intente matarlo, el joven lo echa del coche, pero a partir de ese momento sufrirá un implacable acoso que posiblemente le cueste la vida.

C. Thomas Howell fue contratado como el joven Jim Halsey, que imprudentemente recoge al extraño. Y Rutger Hauer fue contratado como el misterioso John Ryder (un nombre falso, Ryder = rider = jinete). Contratar a Hauer representó un gran cambio en el tono de la película, ya que en el guión el personaje del autoestopista tiene un aspecto irreal, casi un esqueleto con patas. Hauer es también conocido por las grandes contribuciones que hace en los guiones en lo que respecta a los personajes que interpreta. El monólogo que tiene al final de Blade Runner es tanto creación suya como de los guionistas.

Hauer contribuyó definitivamente a dar cuerpo a la atmósfera que estaba creando su director Robert Harmon para la película. Harmon le dio un tono onírico que contribuye a la ambigüedad que planea por todo el film. Tono onírico que se ve reforzado con la música de Mark Isham.

Robert Harmon va eliminando características humanas del personaje  de Hauer, de modo que uno llega a dudar de si es humano o no. A eso se le añade un tono homoerótico que impregna las escenas entre John Ryder y el pobre Jim Halsey, que te llena de preguntas sobre cuáles son las intenciones de Ryder. Esta ambigüedad sobre Ryder queda establecida plenamente en una escena en un motel en la que también participa Jennifer Jason Leigh, que aquí hace un pequeño papel.

La mezcla entre los elementos presentes en el guión de Red y los elementos que aportó Harmon hicieron que lo que podría haber sido una típica película de acción se convirtiese en algo muy diferente. Pero la película fue promocionada como una típica película de acción, lo que provocó que no funcionase bien en Estados Unidos, donde no se acabó de entender. Tal vez por ello sea una de las pocas ocasiones en que la edición en DVD europea es mejor que la americana. Mientras que la edición americana en DVD sólo contenía la película y algún tráiler, la europea es una gran edición de 2 discos con comentarios, un documental, fragmentos de guión, secuencias eliminadas y un par de interesantes cortometrajes.

Como muchos sabréis, la película fue víctima de un terrible remake. No tengo nada en contra de los remakes per se (tal vez sólo últimamente al exceso de los mismos) pero no entiendo que sentido tiene hacer el remake de una película para eliminar todo aquello que la hace interesante: en la versión del 2007 se elimina la ambigüedad del personaje, es claramente un psicópata muy humano; se convierte en protagonista a una pareja y no un personaje solo, eliminando gran parte de la angustia y el suspense (en el original Halsey es acusado de los asesinatos de Ryder y tiene que huir también de la policía solo); se elimina el tono onírico, el homoerotismo y el impacto emocional de una de sus más famosas escenas para cambiarlo por un breve shock. En otras palabras, el remake es la típica película de psicópata que uno ya ha visto mil veces. También se hizo una secuela estrenada directamente en DVD en la que ya se cometían algunos de los errores que más tarde hicieron en el remake.

En fin, no os dejéis engañar y disfrutad de la auténtica Carretera al infierno.

0 comentarios:

Publicar un comentario