29 sept. 2010

El almuerzo desnudo (Naked Lunch)



El almuerzo desnudo (Naked Lunch, 1991) es una de mis películas favoritas, no sólo dentro de la filmografía de David Cronenberg sino en general. Más que una adaptación de la novela homónima del genio William S. Burroughs, Cronenberg mezcla elementos de la novela, de relatos como Exterminador y de la vida del propio Burroughs para recrear en imágenes el universo de este inclasificable autor.

Peter Weller interpreta a Bill Lee, el alter ego de Burroughs (es el seudónimo con el que publicó su primera novela Yonki), encarnando el personaje a la perfección gracias a su peculiar fisonomía. Cronenberg, al igual que hiciera en Videodrome, nos cuenta la historia de una persona que pierde el contacto con la realidad desde su punto de vista. El resultado es una experiencia alucinógena, una película narrada con la lógica de los sueños.

Para comprender plenamente la película es necesario tener ciertos conocimientos literarios y de la biografía de Burroughs pero no son imprescindibles para disfrutarla. Aparecen varias representaciones de autores con los que Burroughs tuvo relación, especialmente dentro de la generación beat: Hank (Nicholas Campbell) representa a Jack Kerouac, Martin (Michael Zelniker) representa a Allen Ginsberg, Tom Frost (Ian Holm) representa a Paul Bowles. También aparecen representaciones de la esposa de Burroughs así como algún amante de su estancia en Marruecos.

Pero repito que no es necesario para disfrutar de la película. Cuando la vi por primera vez sólo conocía un par de novelas de Burroughs y parte de su folletinesca vida y alguna obra de Kerouac.

La película ha tenido una distribución peculiar en España. En Barcelona la vi a mediados de los noventa en un cine de versión original, creo que el Verdi, donde se exhibió por poco tiempo. Luego, los cines Méliès, dedicados al cine de autor, tuvieron a bien de programarla cada verano hasta hace por lo menos cinco años, creo. Luego, en 2007 se estrenó de forma oficial en España, cuando ya había salido en DVD. Y ya que lo menciono, recomiendo la lujosa edición en DVD de Criterion para aquellos que no tengan problemas con el inglés.

Fijaos bien en el tráiler ya que incluye fragmentos de las películas experimentales en las que participó Burroughs en los sesenta y una voz en off que lo imita a la perfección. Es realmente soberbio y sorprendió al propio Cronenberg por su calidad. Si no habéis visto esta película, haceos un favor y vedla ya.

0 comentarios:

Publicar un comentario