22 mar. 2010

Los viajeros de la noche (Near Dark)


Kathryn Bigelow acaba de ganar un Óscar y eso la ha puesto en boca de muchos críticos de cine "respetables" que parece que la han descubierto para un público ignorante. Pero tú y yo sabemos la verdad. Kathryn Bigelow contaba ya con una gran legión de fans gracias a fantásticas películas como Los viajeros de la noche (Near Dark, 1987), Acero azul (Blue Steel, 1989), Le llaman Bodhi (Point Break, 1991) o Días Extraños (Strange Days, 1995). Por otro lado, la serie Crepúsculo amenaza con poner de moda un tipo de vampiro light, soso y nada peligroso, así que volver a Near Dark tiene aún más sentido: para recordar a la gente lo que es un vampiro de verdad.

Near Dark fue escrita a cuatro manos por Kathryn Bigelow y Eric Red (guionista de Carretera al infierno). La película explica la historia de Caleb (Adrian Pasdar), el cual una noche conoce a la bella Mae (Jenny Wright). Caleb nota que Mae no es una chica como las demás, sobretodo cuando la besa y ella le muerde el cuello. Después de un infructuoso intento de volver a casa, Caleb se verá obligado a seguir con la banda de Mae: Jesse Hooker (Lance Henriksen), Severen (Bill Paxton), Diamondback (Jennette Goldstein) y Homer (Joshua Miller). Mientras, el padre de Caleb, Loy (Tim Thomerson), iniciará una desesperada búsqueda tras su hijo.

La película tiene una estética que la separa del resto de películas de entonces, más en la línea de Jóvenes ocultos (The Lost Boys, Joel Schumacher, 1987): aire de videoclip cargado de neón y pelos crepados a tutiplén. Sin embargo, Near Dark está cargado con una atmósfera violenta, sucia y polvorienta. Los paisajes desérticos, los pueblos vacíos y los apartados bares de carretera son los lugares que habitan los vampiros de Bigelow. Lance Henriksen y Bill Paxton (junto con Jennette Goldstein, veteranos del Aliens de James Cameron) dominan la película. El Jesse de Henriksen es un vampiro veterano, peligroso y carismático. El Severen de Paxton es un psicópata sanguinolento que disfruta matando. Hay una famosa escena ambientada en un bar donde vemos como todos los clientes son masacrados por la banda de Jesse, en la que Paxton sobresale como alegre sádico asesino. Es también una escena en la que Jenny Wright baila al ritmo de una canción de los Cramps. Y cualquier película con una canción de los Cramps en la banda sonora es buena.

Esto es lo que yo llamo un vampiro de verdad.
 Después del estreno de Crepúsculo (que es al cine de vampiros lo que High School Musical es al musical adolescente) se hizo una nueva edición en DVD de Near Dark imitando el póster de la sosería vampírica. Lo que me habría gustado ver la cara de la engañada adolescente que la alquilase pensando ver otra ñoñería vampírica y se encontrase un auténtico despliegue de sangre, sexo y muerte. Que es de lo que tratan los vampiros. En nuestras lares, la película ha sido editada en DVD en una buena edición, aunque he de advertir a aquellos que no les guste ver las películas en versión original que el DVD no incluye pista en castellano. Me extraña, porque yo vi originalmente la película en vídeo, o sea que fue estrenada en nuestro país. A mi me da igual, pero ya lo sabéis.

Near Dark no es sólo una gran película de vampiros: es una gran película de terror. Su influencia se ha dejado notar en films como la también fantástica Vampiros de John Carpenter (John Carpenter's Vampires, 1998) y la regular Los Malditos (The Forsaken, J.S. Cardone, 2001). Un clásico que no os podéis perder.

2 comentarios:

Zonde Von Devil dijo...

Siempre me pareció una película impresionante, de una belleza intrínseca basada en su oscuridad y ultra violencia, y un gran análisis crítico de la sociedad norteamericana, pero un poco árida en cuanto a su desarrollo y su argumento: un grupo tan cohesionado de vampiros (y, por tanto, inmortales) ¿no tiene otra cosa que hacer que perseguir seres humanos por las desiertas carreteras y masacrarlos?, ¿no existe una motivación más elevada o, cuando menos, una mayor ambición existencial?, ¿todo se puede reducir a un estado perpetuo de adolescencia cuando se tienen siglos a tu disposición?

En todo caso la película es una joya de culto, como bien dices, con un trabajo técnico muy cuidado y unos planos magistrales; aunque me parece que queda coja a la hora de buscarle cierta lógica al asunto. Tener a The Cramps en la banda sonora, sin embargo, es todo un acierto que llena de salvajismo animal secuencias inolvidables de la cinta.

Muy correcto tu análisis y muy buena la película, altamente recomendable a pesar de los posibles fallos que expuse. Yo la disfruté.
Saludos.

Raül Calvo dijo...

Yo creo que precisamente el hecho de ser inmortales es lo que hace que básicamente se encuentren en un estado de perpetua adolescencia. ¿Quién sabe cuánto tiempo llevan viviendo? Es interesante que la peli los coja cuando lo único que les queda es ir matando gente y dedicarse a sumergirse en la indulgencia. Es un tema bastante usado en el fantástico, hace poco vi un episodio de Star Trek donde sucedía lo mismo, seres con poderes para hacer grandes cosas, pero como llevan viviendo miles de años lo único que saben hacer ahora es darse caprichos. Aunque lo cierto es que no me había planteado nunca lo que comentas. Sí que la lógica de la peli es un poco discutible, pero siempre es así en este género! :D Saludos.

Publicar un comentario