23 mar. 2010

Escuela de jóvenes asesinos (Heathers)


No hay malos géneros, sólo malos cineastas. Un género como la comedia adolescente puede ofrecer buenas películas como Desmadre a la americana (Animal House, John Landis, 1978) o Supersalidos (Superbad, Greg Mottola, 2007). Pero hacia finales de los ochenta, la mediocridad en el género era evidente. O por lo menos así se lo pareció a Daniel Waters, un fan de Stanley Kubrick que siguiendo los pasos de su ídolo se propuso escribir la comedia adolescente definitiva. El resultado fue Heathers, una satírica comedia más negra que el culo de un toro en una mina de carbón a medianoche.

La épica que escribió Waters tuvo que ser recortada para que la película no durase más de tres horas, pero los esfuerzos conjuntos de Waters, el director Michael Lehmann y la productora Denise Di Novi (que produjo para Tim Burton Batman Vuelve, Eduardo Manostijeras y Pesadilla antes de Navidad) consiguieron mantener el espíritu de Heathers intacto.

Protagonizada por Winona Ryder y Christian Slater, Escuela de jóvenes asesinos cuenta la historia de Veronica (Ryder), una adolescente que decidió hacerse amiga del trío más popular del instituto: las Heathers (Shannen Doherty, Lisanne Falk y Kim Walker). Crueles y superficiales, Veronica empieza a cansarse de las Heathers. Entonces llega J.D. (Slater), un joven rebelde con el que congenia enseguida. Veronica y J.D. planean gastarle una broma a Heather 1, después de una mala experiencia que pasa Veronica en una fiesta a la que Heather 1 la arrastró. La broma no sale bien y Heather 1 muere. Esta primera muerte generará una serie de reacciones y consecuencias que provocarán más muertes por parte de J.D. y, sin quererlo, Veronica.

En la película no hay institución a salvo. Los padres, ignorantes y desconocedores por completo de sus hijos, cargados de desidia. Los profesores, apáticos y desinteresados. Los estudiantes, estúpidos y superficiales. Todos son representados como hipócritas y homófobos. En un momento de la película el personaje de J.D. dice: "el problema no es que la sociedad no nos entienda en la escuela. El problema es que la sociedad es la escuela".

Desde su estreno en 1988, Heathers no ha perdido relevancia. Los adolescentes, ya sea americanos o europeos, de los ochenta o actuales; no han cambiado tanto. En una de las escenas vemos como una de las Heathers tiene una cita con una estrella del instituto. Ambos mantienen relaciones sexuales que consisten en: Heather tirada en el suelo mientras el chico torpemente le va quitando la ropa, casi arrancándosela, de manera que casi parece que la esté violando. Es un tipo de actitud hacia el sexo y las mujeres que no ha desaparecido. Otro detalle representativo es como después de muerta, Heather 1 se convierte en una persona amada y profunda por los que la sobreviven. Gente que ni la tragaba habla de lo maravillosa que era para aparecer en la tele.
Dejando de lado los aspectos sociales, Heathers destaca por sus diálogos. Daniel Waters creó un argot único para los adolescentes de la película (en la versión original, claro, no la doblada). El uso de términos  y expresiones como "very" o "I gotta motor" le dan un aire único y evitan la caducidad de la película. Sin olvidar frases míticas como "I love my dead gay son!" (amo a mi hijo gay muerto) o la que relaciona actos sexuales y una sierra mecánica:



En el momento de su estreno la película no funcionó. Principalmente a que no se supo vender bien. En un momento la película se promocionó con el título de Fatal Attraction, los pósters parecían más los pósters de una mala película erótica o de acción. El hecho de que la gente de marketing no supiera como venderla es indicativa de lo única y genial que es la película. Como suele pasar, el tiempo ha puesto las cosas en su sitio y hoy Heathers es valorada como la gran comedia negra cargada de sátira que es.

4 comentarios:

La Sonrisa De Natalie Rock dijo...

Adoro esta pelicula,siempre la emiten en canales malos de la tdt y de eso la conozco me encanta es buenisima de hecho anoche la emitieron a las 12 de la noche en "la otra"aunque hace un mes y pico la emitieron con anterioridad en la otra jeje,recuerdo verla por primera vez en el canal onda 6, la verdad es una peli que me encanta la empiezas a ver y por la tonteria te quedas hasta el final!gracias por publicar un poco de la historia de la peli y del mal marketing que le hicieron..

Raül Calvo dijo...

Pues de nada! Es una película muy divertida y es verdad que al principio es un poco tonta pero te acaba enganchando.

Anónimo dijo...

Estupendo comentario con el que estoy muy de acuerdo. "Heathers" (me niego a usar el horroroso título que le pusieron en español) es la Capilla Sixtina de la comedia adolescente. Probablemente, y bajo sus aspecto de comedieta para "niñatos", es una de las películas más incendiarias, irreverentes e iconoclastas jamás rodadas: dispara a discrección y no deja títere con cabeza. Salvando las distancias, me recuerda en su espítitu a "El club de la lucha".

Raül Calvo dijo...

Otra película que le sigue (en cuanto a intenciones, no tanto resultados) es Las reglas del juego, ambientada en la universidad.

Publicar un comentario