3 mar. 2010

My Name Is Bruce


No sé hasta que punto una persona que no conozca o no sea fan de Bruce Campbell puede disfrutar esta película. Creo que la película es lo suficientemente divertida y entretenida para que cualquiera la disfrute pero mi opinión no es muy objetiva que digamos. Bruce Campbell me parece un genio.

En un pequeño pueblo típico americano se despierta un milenario demonio japonés que empieza a decapitar pueblerinos a diestro y siniestro. Cuando todo parece perdido un adolescente ve la solución: ¿quién mejor para acabar con un demonio que un experto en matar demonios como Ash (en otras palabras, Bruce Campbell)? Convencido que se trata de un espectáculo publicitario, Bruce Campbell va al pueblo. Una vez allí, tendrá que superar su desdén por los paletos y cualquier ser humano, además de su propia cobardía y estupidez, si quiere sobrevivir.

Bruce Campbell se pone de nuevo tras las cámaras para dirigir esta parodia de su propia persona. Cualquiera que haya visto alguna de sus múltiples actuaciones en festivales o escuchado sus comentarios en los DVD sabe que Campbell es tremendamente divertido, rápido e ingenioso, cualidades que hacen que esta película se pase en un suspiro. La sátira que hace de su propia persona se mezcla con parodia que hace de las actitudes de sus fans menos equilibrados. Campbell es una figura de culto, como tal se ha visto expuesto a una gran cantidad de fanáticos de diversa índole, de los cuales ya hizo un retrato en su documental Fanalysis, la película también trata este aspecto pero lo hace con el suficiente cariño para que nadie se sienta ofendido. Yo no me ofendí.

El Hombre en acción

En resumen, si no conocéis a Bruce Campbell es obligado verla. Si ya lo conocéis, vedla otra vez. La secuela ya está en marcha: Bruce vs. Frankenstein.

0 comentarios:

Publicar un comentario