9 feb. 2010

¿Dónde te escondes, hermano? (Basket Case)


La carta de presentación de Frank Henenlotter fue este clásico de culto que inmediatamente se convirtió en un favorito de los fans y expertos del género desde su estreno en 1982. ¿Dónde te escondes, hermano? sentaba las bases del cine de Henenlotter: presupuestos bajos, mezcla de comedia y terror y la presencia de mutantes y monstruos como héroes.

Basket Case, título original de la película, nos cuenta la historia de Duane y Belial, dos hermanos siameses separados al nacer. Duane tiene un aspecto normal. Belial tiene el aspecto de una goma de borrar mezclada con una hamburguesa. Ambos comparten una conexión telepática que Belial utilizará para planear y ejecutar una terrible venganza sobre los médicos que los separaron al nacer.

La relación entre Duane y Belial es donde se muestra el genio de Henenlotter. Mientras que Duane está desesperado por tener una vida normal y corriente, Belial sólo se preocupa de satisfacer todos sus deseos de forma inmediata. Esta dicotomía llevó a muchos críticos a considerar la película como una alegoría freudiana. Duane sería el ego sufridor que intenta hacer lo correcto y Belial el superego hedonista entregado al puro egoismo. Otro punto interesante de la relación entre estos dos hermanos se ve a lo largo de las continuaciones que hizo Henenlotter de su película: Basket Case 2 (1990) y Basket Case 3: The Progeny (1992). En ellas vemos como, a pesar de todo, es Belial el que consigue mantener una vida "normal" con una familia, mientras Duane se va encaminando más y más hacia la locura.

El bajo presupuesto de la película llevó al equipo a filmar en localización en la ciudad de Nueva York, antes de que le hiciesen un lavado de cara, y usar no profesionales como extras. Esto le confiere un aura de naturalismo y surrealismo al mismo tiempo. En una entrevista Henenlotter comenta que muchas noches podían oir el ruido de las pipas de crack romperse mientras iban por la calle filmando.

Las escenas gore contienen no pocos toques de humor, hechas con poco dinero pero efectivas. Sin embargo en la película también se pueden ver algunas escenas de stop-motion no demasiado logradas. Cosa que no parece preocupar mucho a su director y la verdad que quedan compensadas por todo el delirio que envuelve la película.

Si sois fans del género supongo que la conocéis y la habéis visto. Todos aquellos que tengan la suerte de verla por primera vez espero que también se conviertan en fans de Henenlotter. Podéis encontrar la película en DVD editada por Manga Films pero sin extras. A los fans les recomiendo la edición que sacó Something Weird Video cargadita de extras.


Las estupendas secuelas:



2 comentarios:

Luis Cifer dijo...

la vi hace muchos años, de adolescente y me pareció divertida y grotesca, recomendable para quienes busquen algo diferente.

Raül Calvo dijo...

¡Y tan diferente!

Publicar un comentario